Haddad, que desde entonces se alimenta con agua y azúcar exclusivamente, critica la resolución del Ministerio, contra la que pensaba recurrir ante la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional. Más allá, el marroquí, que fue vinculado con la investigación del 11-M y finalmente absuelto, con esposa y dos hijos residentes en MadriD —se considera "otra víctima" de los atentados—, reivindica su "derecho" a rehacer su vida en España, donde fue residente legal durante trece años.

Haddad, que reconoce haber prestado su pasaporte en el año 2000 a uno de los imputados por los atentados de 2004, dice haber prestado plena colaboración en la investigación del caso, del que fue absuelto, aunque España le niega sistemáticamente otro visado para entrar en el país. El marroquí lamentó la falta de una plataforma de apoyo que respalde sus peticiones y denunció que las autoridades españolas han vulnerado su propia normativa en materia de asilo al no proporcionarle cuando admitió a trámite su solicitud la documentación que le hubiera permitido viajar a la península.

Tras seis meses en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), a cuya dirección y plantilla Haddad agradeció en declaraciones a Europa Press "el trato y atención que me han dispensado", el tetuaní, de 42 años, huyó de su país hacia Ceuta el pasado 13 de junio para, cinco días más tarde, presentar una solicitud de asilo político en nuestro país alegando haber sido torturado en 2004 y coartado en el ejercicio de sus derechos al sufragio pasivo en las elecciones que se celebraron en el Reino alauita el 12 de junio pasado.

Ninguno de esos argumentos son válidos, a juicio del Ministerio del Interior, para concederle el estatus de asilado en España. En primer lugar porque de su detención y posterior maltrato psicológico en la primavera de 2004, cuando fue detenido por su presunta vinculación con la trama de los atentados del 11-M, no ha podido acreditar ningún hecho "con valor probatorio".

Sobre las "presiones" recibidas para no concurrir a los comicios marroquíes con el Partido de los Trabajadores el Gobierno central estima que "sin experiencia en las cuestiones públicas" el hecho de que Haddad quisiera ser candidato y el de que en esa misma cita electoral "actuó como interventor sin incidente alguna" apuntan a que su petición de asilo es "instrumental" y que sólo tiene un objetivo: "La entrada en España, que debe adecuarse a lo recogido en la normativa de Extranjería e Inmigración".

Consulta aquí más noticias de Ceuta.