Esta iniciativa se enmarca en el Programa de Desarrollo del Medio Rural de la Conselleria de Agricultura y supondrá una inversión total de 1,9 millones de euros que permitirá desarrollar en esta zona de gran tradición vitivinícola actuaciones en ámbitos como el turístico y el cuidado del paisaje y del medio ambiente, según informó la Generalitat en un comunicado.

Así, entre otras iniciativas, este proyecto de enoturismo prevé la adecuación funcional de las instalaciones particulares de las bodegas y cooperativas para que puedan acoger la celebración de catas, degustaciones y otros eventos relacionados con la promoción de los caldos.

Además, y en el ámbito turístico, se prevé la elaboración de un plan de desarrollo de sendas rurales con el objetivo de crear itinerarios de senderismo que supongan un complemento a la oferta del turismo del vino de la zona.

El turismo constituye en la actualidad uno de los factores principales de desarrollo económico para gran parte del territorio rural, puesto que "es capaz de conjugar conservación y valorización de los recursos, tanto físicos como culturales, y abrir nuevos espacios de mercado para las producciones agrícolas relacionadas con los productos típicos", indicó el Consell.

En esta línea, el enoturismo representa una actividad turística que "conjuga la potencialidad de los atractivos culturales y paisajísticos de las comarcas de interior con la cultura asociada al cultivo de la vid y la producción del vino, a través de la visita a los propios viñedos y bodegas para conocer de primera mano el proceso de elaboración de estos caldos". Asimismo, representa una actividad económica cada vez más importante para el sector y para el desarrollo del medio rural en donde radica su producción.

Por su parte, el eje Moixent, La Font de la Figuera y Fontanars dels Alforins cuenta con una honda tradición vitivinícola y en él se producen algunos de los mejores vinos de la Denominación de Origen Valencia.

Consulta aquí más noticias de Valencia.