El director general de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Pablo Fernández, se reunió recientemente con 25 propietarios afectados por el 'Plan integral de prevención y defensa contra incendios forestales' en el Parque Regional El Valle-Carrascoy para informales sobre los pormenores de dicho Plan.

Al respecto, Fernández destacó que "el 69 por ciento de la superficie de este Parque Regional tiene una peligrosidad muy alta de incendios forestales por las condiciones climáticas, el tipo de vegetación existente y las pendientes que hay en la zona".

Además, explicó que "por su condición de parque periurbano, el monte El Valle es una zona de uso público que cuenta con importantes instalaciones medioambientales, ya que es el Parque Regional más visitado, con un millón y medio de visitas anuales".

Parte de las actuaciones proyectadas en el Plan discurren por parcelas de propiedad privada, "por lo que se requiere la autorización de sus titulares, sin que ello suponga coste alguno para los mismos", apuntó el director general en un comunicado.

Entre los objetivos de este Plan están analizar el riesgo actual de incendios forestales, establecer pautas para concienciar y conciliar intereses (con especial incidencia en las zonas urbanizadas limítrofes y las enclavadas en el Parque), así como crear un programa de vigilancia disuasoria y mejorar las infraestructuras para la defensa contra incendios forestales.

Para ello, la Consejería ha codificado los principales viales del interior del Parque con el fin de generar una red que lo vertebre y permita el acceso a las zonas más peligrosas. Se mejorarán 26 kilómetros de caminos y se abrirán seis kilómetros de nuevos caminos en la zona de Carrascoy.

Asimismo, se han realizado inventarios de los puntos de agua existentes en el Parque susceptibles de ser utilizados en caso de incendios forestales, así como de los hidrantes pertenecientes a la red municipal de Torreguil, El Palmar, La Alberca, Santo Ángel, Algezares, Los Garres y San José de la Montaña.

De igual modo, la Consejería construirá cinco nuevos depósitos de agua, de 100.000 litros de capacidad, semienterrados, para abastecer a los medios terrestres, que estarán situados en El Cerrillar, sierra del Puerto, el Majal Blanco, Las Navetas y las cercanías del pico de Carrascoy.

Además, se fomentará la instalación de hidrantes en las balsas de riego de más de 75 metros cúbicos y de fácil acceso para los medios terrestres en las inmediaciones del Parque.

Consulta aquí más noticias de Murcia.