El Ayuntamiento de Santander ha sacado a licitación la adjudicación de las obras de construcción del Centro Cívico del Río de la Pila y ha comenzado del derribo del número 27 de esta calle, donde se ubicará el nuevo edificio.

Así lo indicó el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, quien señaló que se prevé que la demolición del número 27 del Río de la Pila esté completada en los próximos días.

Díaz explicó que la construcción de este centro cívico, que el Ayuntamiento acometerá a través de la Sociedad de Vivienda y Suelo (SVS), supone dotar al Río de la Pila y todo su entorno, con una población aproximada de 5.000 habitantes, de un espacio de encuentro, convivencia y cultural, con nuevos servicios y dotaciones, como biblioteca, ludoteca, salas para reuniones y actividades o un auditorio.

La adjudicación de las obras ha salido a concurso por un presupuesto de licitación de 971.562 euros y con un plazo de ejecución de 12 meses.

Díaz afirmó que con esta "gran actuación", el equipo de Gobierno "demuestra" que su "interés" por recuperar esta zona no se limita a mejoras de urbanización, sino que aspira "a actuar de manera integral" en toda el área "con nuevas propuestas para su ocio y entretenimiento y servicios que les ayuden a mejorar su calidad de vida", destacó.

El concejal indicó que la construcción de un centro cívico es una más de las actuaciones que el Ayuntamiento acomete en el Río de la Pila con el fin de mejorar el barrio tanto desde el punto de vista urbanístico como en lo relativo a la creación de nuevas dotaciones.

En este sentido, recordó que, además de la puesta en marcha del funicular y de las declaraciones de Áreas de Rehabilitación Integral en San Simón-Entrehuertas, Río de la Pila y San Celedonio-María Cristina, con la correspondiente dotación de ayudas a las comunidades de vecinos para la rehabilitación de edificios, están a punto de finalizar las obras de regeneración urbana que se han desarrollado en las calles San Simón, Macías Picavea, Laredo, Carmen, Sol y Valliciergo.

También se encuentra en su fase final la construcción del puente de 40 metros que unirá las calles San Sebastián y Francisco Giner, ahora incomunicadas, y están próximos a iniciarse los trabajos de mejora de accesibilidad en el barrio de Santa Teresa.

El futuro centro cívico consta de cuatro alturas incluida la planta baja, con una superficie construida de 680 metros cuadrados. En la planta baja se ubicará el control de accesos, una ludoteca y un punto de encuentro, aseos y un pequeño almacén. En la primera planta habrá dos salones de actos de 94 metros cuadrados en total, que se podrán modular, y una zona de almacén, mientras que en la segunda planta se distribuirán dos salas de informática, un archivo y un área administrativa. En la tercera planta, se situará una gran biblioteca con sala de reuniones.

La cubierta albergará la principal singularidad del edificio y que será su seña de identidad ya que se habilitará la cubierta como una zona totalmente accesible con un pequeño auditorio para desarrollar actos al aire libre, utilizando un acabado en madera tanto para el suelo como para las paredes interiores.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.