Por eso, ha relanzado la idea de crear unas instalaciones en las que, a través de un canal de unos cien metros de largo, se pueda practicar piragüismo en el último tramo del viejo cauce del Turia. Además, según fuentes municipales, estudia la posibilidad de instalar gradas para que el público pueda presenciar algunas competiciones. Este nuevo servicio, aún en mantillas, está en la línea de las futuras pistas de esquí que están previstas junto a la V-30.