El área verde se extiende aún más. Desde hoy, el nuevo sistema de aparcamiento se implanta en los barrios de Sants y Les Corts, en una nueva fase que se cerrará el próximo día 14 de noviembre, cuando el párking de pago para residentes se amplíe prácticamente a toda la ciudad.

En Les Corts están empadronados alrededor de 70.000 vecinos con unos 44.000 vehiculos censados, mientras que en Sants viven más de 75.000 personas y hay 36.000 coches. En las calles de los dos barrios se han pintado 7.532 plazas verdes para vecinos (diez por vehículo). Estos aparcamientos convivirán con 1.084 plazas de la zona azul, 806 de carga y descarga y casi 3.000 más destinadas a vehículos de dos ruedas.

En ambas zonas, el Ajuntament ha distribuido 31.009 distintivos entre los residentes con derecho a la tarifa reducida de la zona verde.

Carga con disco horario

El Ajuntament impone en esta segunda fase de implantación del área verde una novedad respecto a la gestión de las zonas de carga y descarga. A partir de ahora, pasan a funcionar con el sistema de disco horario de control. Esto significa que los vigilantes del área verde y de la zona azul de pago controlarán el cumplimiento del tiempo máximo permitido para estacionar. Además, el horario restringido se amplía en todos los chaflanes señalizados de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

Como ya sucede en los barrios donde viene funcionando el área verde, los vecinos deberán colocar el distintivo que les ha dado el Ajuntament en un lugar visible de su coche estacionado.

33.484 “párkings” nuevos de pago

A partir del 14 de noviembre el área verde estará practicamente en todos los barrios y distritos de Barcelona. Sólo Nou Barris quedará excluido de este modelo de aparcamiento. Ese día, en la ciudad habrá desperdigadas 33.484 plazas de área verde. El Ajuntament enviará esta semana a los vecinos de Sarrià y la Sagrera el distintivo para el área verde, una tarjeta de prepago de 12 euros, con la que en la práctica se les regalan tres meses de aparcamiento.