Candidatos políticos muy cerdos, muy perros, muy cabras…

  • Existen animales que han ostentado una alcaldía, un consulado o una presidencia.
  • Otros lo han intentado, pero han fracasado.
  • Algunos ejemplos de candidatos, ya sea en clave de humor, como protesta, o incluso como delirio de un gobernante, que han sonado en política durante la historia.
De izda a dcha: Cacareco, Pigasus y Clay Henry III.
De izda a dcha: Cacareco, Pigasus y Clay Henry III.
WIKIPEDIA

Estamos acostumbrados a que la imagen del candidato político en unas elecciones sea la un personaje lleno de carisma, un rostro conocido, bien vestido y lleno de promesas para el futuro… y sobre todo, a lo que estamos acostumbrados es a que sea humano.

Pues bien, durante la historia se han dado casos de candidatos a unas elecciones o nombramientos dentro de gobierno de personajes que no hablaban, más bien ladraban o gruñían. Estos son algunos ejemplos de animales que ‘intentaron’ el salto a la política... o, incluso, la ejercieron:

Pigasus, el cerdo: este cerdo (cuyo nombre es un juego de palabras entre Pegaso y Pig) fue el candidato a las presidenciales de 1968 presentado por los Yippies (del Youth Internacional Party) durante las protestas en la Convención Nacional Demócrata de 1968 en Chicago. Phil Ochs, dueño Pigasus, exigió que el cerdo fuera tratado igual que sus rivales legítimos, que tuviera protección propia de un candidato a la Casa Blanca, así como acceso a sesiones informativas de política exterior. Lamentablemente, la candidatura fue de corta duración. Apenas dio su primera conferencia de prensa oficial, cuando los presentes fueron detenidos por el FBI. Los humanos fueron puestos en libertad, pero del cerdo no se volvió a saber.

Incitatus, el caballo: estamos ante una de las más apasionantes locuras de la historia. El emperador romano Calígula otorgó al caballo de carreras (procedente de Hispania) Incitatus el título de Cónsul de Bitinia. Le concedió una villa en la que tenía una veintena de siervos para su cuidado exclusivo. Dormía en una cama con mantas de las mejores telas llegadas a Roma y cualquier objeto que vestía o que se usaba en su cuidado estaba adornado con oro o piedras preciosas. La noche anterior a la carrera se cuenta que el propio emperador dormía junto al animal. Sólo perdió una carrera… el auriga lo pagó con su vida.

Billy, la cabra y Tai, el caniche: en 1989, los habitantes de una pequeña ciudad de Nueva Zelanda llamada Whangamomona se declararon como república independiente. En 1999 eligieron a una cabra, de nombre Billy Gumboot, como su presidente. Dos años más tarde, en 2001, la carrera presidencial fue ganada por Tai, un caniche de propiedad de un barman del hotel de Whangamomona.

Cacareco, el rinoceronte: en 1958, un rinoceronte del zoológico de Sao Paulo llamado Cacareco fue presentado como candidato para las elecciones del ayuntamiento, en protesta contra la corrupción política. Aunque la candidatura no fue aceptada, se dice que Cacareco logró 100.000 votos. La idea surgió de un grupo de estudiantes que imprimió 200.000 papeletas y cuyo lema era “es mejor elegir a un rinoceronte que a un asno”. Cacareco murió en 1962, pero hoy aún se escucha la frase ‘voto Cacareco’ cuando se protesta por algún proceso electoral.

Molly, el perro salchicha: este teckel fue el candidato de un partido que se presentó bajo las siglas BYOB (se especuló con que significaba Bring Your Own Beer, trae tu propia cerveza en inglés) en las elecciones recientemente ganadas por Barack Obama.

Tiao, el chimpancé: Tião, un chimpancé con reputación sobre su mal genio fue el candidato del Partido Brasilerio Bananista para la alcaldía de Rio de Janeiro en 1988. Obtuvo 400.000 votos, superando todas las expectativas, lo que suponía el 10% de los sufragios emitidos. Como era de esperar, el Tribunal Electoral anuló los resultados conseguidos por Tião.

Katten Mickelin, el gato: un gato negro, que consiguió 102 votos en las elecciones generales de 1994 en Suecia.

Clay Henry III, la cabra: pero no una cabra cualquiera. Clay Henry III es una cabra que bebe cerveza y que, además, ha sucedido a otros Clay Henry (otras cabras) como alcaldes de Lajitas (Texas). En la primera elección, Clay Henry I derrotó a un indio de madera y a un perro en los comicios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento