El Partido Democrático de Manilva (que hasta ahora ha dirigido) quiere conservar la Alcaldía, a la que se presentará Francisco M. Álvarez, regidor en funciones. Tras la dimisión, tienen diez días para que el Ayuntamiento convoque pleno y otros diez para que se celebre y se designe nuevo edil. La oposición (IU y AMS) ha alcanzado un principio de acuerdo y ha solicitado al PSOE su ayuda para devolver la estabilidad política a la localidad.