Fusión Caja España y Caja Duero
Trabajadores de Caja Duero se han manifestado en contra de la fusión. ICAL

Las dos entidades financieras más fuertes de Castilla y León, Caja España y Caja Duero, aprobaron en sus consejos de administración iniciar un proceso de fusión que debe dar como resultado la séptima caja más grande del país por activos.

Al proceso iba a sumarse Caja Burgos, pero en el último momento sus directivos acordaron por unanimidad no participar en una fusión que han pedido desde los partidos políticos hasta el Banco de España.

Su presidente, José María Arribas, justificó la decisión por las divergencias que han surgido en la negociación previa, y no sólo por el reparto de sedes (las importantes iban para León y Salamanca).

«Caja Burgos estaba dispuesta a sacrificar lo que fuera necesario, pero no se nos ha tenido en cuenta», criticó el presidente de una entidad en cuya ciudad ha habido hasta manifestaciones para rechazar la unión.

En la reunión de esta entidad se presentó un «demoledor» informe en el que se ponía en duda que se pueda devolver el dinero prometido por el Estado en las condiciones fijadas por el Banco de España, informa Ical.

Desde la Junta, el consejero de Economía, Tomás Villanueva, felicitó a las dos primeras entidades y lamentó la postura de Caja Burgos, «ellos tendrán que dar explicaciones a los ciudadanos».

En la misma línea se pronunció el secretario regional del PSOE, Óscar López: «Habrá una caja que jugará en primera división». Deseó suerte a Caja Burgos, que ahora podría plantearse otras fusiones, incluso fuera de la región.

La fusión de Caja España y Caja Duero dará lugar, de llegar a buen término, a la séptima entidad nacional por activos y la novena por patrimonio neto.

Su Obra Social (dinero para cultura y fines sociales) rondará los 70 millones. Entre las dos suman 5.961 empleados y 1.166 oficinas. A partir de ahora se negociará con los sindicatos cuál es la reducción de plantilla y de sucursales.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.