Britney Spears
Britney Spears. ARCHIVO

El tour de Circus en Australia se ha convertido en un auténtico "circo". La gira de la polémica Britney Spears acaba de llegar al país y puede verse truncada, y es que su primer concierto ha sido calificado de "mediocre". El tour todavía se prolongará en este país hasta el próximo 29 de noviembre.

Muchos fans abandonaron el concierto tras escuchar sólo tres canciones

A la princesa del pop se le ha acusado de hacer playback y de que la organización del concierto que dio este viernes en Perth fue pésima.

Sus fans australianos están muy enfadados y, según informan varios medios, muchos abandonaron el concierto tras escuchar sólo tres canciones completamente indignados.

"Somos grandes fans de Britney, pero esto es un auténtico asco", declaraba uno de los asistentes, como recogen desde la web de CNN. "Pensaba que ella había vuelto, pero nos ha defraudado", continuaba.

Algunos de sus fans han pagado hasta 1.500 dólares australianos (unos 921 euros) para ver la actuación desde una ubicación privilegiada. El precio de un asiento normal era de 200 dólares australianos (unos 122 euros).

La ministra de comercio australiana, Virginia Judge, manifestó su intención de hacer que artistas como Britney Spears indiquen en las entradas de sus conciertos si en éstos va a haber playback; y en caso de que así sea, especificar en qué parte concreta de la actuación.

"Es mi obligación hacer que los consumidores sepan exactamente por qué están pagando. Los artistas tienen que ser claros. La gente se está gastando 200 dólares en un directo, no en escuchar una cinta ya grabada", continuaba en declaraciones al Sidney's Daily Telegraph.