El colpaso judicial que se llevó por delante la vida de la pequeña Mari Luz en 2008 por no haberse ejecutado una sentencia dictada por un juzgado de Sevilla, que habría metido en prisión a su presunto asesino, se está dando en la Región.

Sindicatos y Tribunal Superior de Justicia coinciden en que hay casi 12.000 sentencias sin ejecutar (11.953 según la Memoria Judicial de 2008) en los 8 juzgados de la Región (5 en Murcia, 1 en Lorca, 1 en Cieza y 1 en Cartagena).

Esos 12.000 casos incluyen las condenas que se están cumpliendo y que no se dan por ejecutadas hasta que no se terminan de cumplir; delitos menores, pero también casos de violación, homicidios... "No queremos ser alarmistas, pero eso está pasando", explica Rafael Romera, delegado sindical de CSIF en Murcia.

El problema está en que esas sentencias sin ejecutar no están informatizadas y los funcionarios tienen que revisar carpeta por carpeta para ordenar, por ejemplo, que un recluso que ha cumplido ya su condena abandone la prisión.

"Hay veces que se pasan los plazos y un preso está en prisión más tiempo del que debería, aunque normalmente Instituciones Penitenciarias y los abogados nos avisan de que están a punto de cumplir condena", concluye Romera.

Consulta aquí más noticias de Murcia.