Durante las maniobras, bautizadas como 'Juniper Cobra' y que se prolongarán durante dos semanas, unos 1.000 efectivos estadounidenses mezclarán los interceptores terrestres y navales de misiles como el Aegis, el THAAD o el Patriot con el escudo balístico israelí Arrow II, según responsables de defensa.

Portavoces de ambos países insistieron en que las maniobras bienales no están relacionadas con acontecimientos mundiales, pero Israel Radio citó a un alto cargo militar sin identificar que afirmó que sirven 'para prepararse para un Irán nuclear'.

Estados Unidos y otras potencias mundiales están intentando hablar con Teherán para que renuncie a sus tecnologías nucleares con potencial de fabricar bombas atómicas, mientras los israelíes observan los acontecimientos con cautela.

Israel, que se da por hecho que es el único país de Oriente Próximo con arsenal atómico, ha insinuado que podría recurrir a la fuerza para evitar que su archienemigo consiga los medios para poner en peligro su existencia, pero algunos analistas creen que las limitaciones tácticas, y el recelo estadounidense ante los ataques preventivos, puede llevar a Israel a aceptar una postura más defensiva con la ayuda de su principal aliado.

Irán niega querer obtener la bomba atómica, y ha amenazado con responder a cualquier ataque con sus misiles de medio alcance contra Israel.