La confirmación oficial de una segunda vuelta depende ahora de la Comisión Electoral Independiente de Afganistán, que está estudiando las conclusiones de la Comisión Electoral de Quejas (CEE), organismo con apoyo de la ONU, usándolas para volver a calcular sus resultados originales de los comicios.

Las contestadísimas elecciones, que tuvieron lugar el 20 de agosto, han alimentado la tensión entre Karzai y Occidente y complicado la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre si enviar miles de soldados más al país para luchar contra los talibanes.

El grupo estadounidense Democracy International dijo que el informe de la CEE muestra que el número de votos invalidados por esta comisión supone que el total de papeletas a favor de Karzai baja del 50 por ciento necesario para evitar una segunda vuelta. Según los resultados oficiales, el presidente afgano recibió el 54,6 por ciento de los votos.

Los analistas esperan que Karzai, que es pastún - el mayor grupo étnico del país - gane probablemente una segunda vuelta, pero que la escala del fraude en la primera podría seguir ensombreciendo la legitimidad de su mandato.

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, dijo que espera que Karzai hable el martes, y mostró su esperanza en una solución rápida.

'Me siento muy animada por la dirección hacia la que se está moviendo la situación', dijo Clinton a la prensa. 'Tengo muchas esperanzas de que veamos una resolución en línea con el orden constitucional en los próximos días'.

En varias reuniones privadas celebradas esta semana, Karzai indicó que estaría abierto a celebrar una segunda ronda contra su principal rival, Abdulá Abdulá, pero no se comprometió con un calendario concreto, según dijeron a Reuters fuentes occidentales. Pero varios responsables advirtieron de que el presidente afgano podría aún cambiar de opinión y que probablemente habrá una intensa negociación política.

TODOS PENDIENTES DE LA COMISION

Democracy International y el Institute of Peace de Washington señalaron que la auditoría de la CEE dejaba a Karzai con cerca de un 48,3 por ciento, y al total de Abdulá subiendo desde el 28 a un 31 por ciento.

Según la ley afgana, la Comisión Independiente debe aceptar los resultados de la comisión de la ONU, recalcular las cuentas y luego anunciar los resultados finales. La comisión afgana no estuvo disponible para hacer declaraciones.

Abdulá, un antiguo ministro de Asuntos Exteriores, se ha mostrado dispuesto a ir a una segunda vuelta y a tratar con Karzai qué hacer si no resulta posible celebrarla debido a la llegada del invierno y el empeoramiento de la seguridad.

El secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, se mostró confiado en que las fuerzas de EEUU y de la ISAF podrían dar seguridad suficiente para celebrar las elecciones, pero advirtió de que el mal tiempo podría disuadir a los afganos de ir a las urnas.