Miles de manifestantes, 250.000 (según la Policía); un millón (según la Comunidad de Madrid); dos millones (según los organizadores), han asistido a la marcha contra el anteproyecto de ley del aborto del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero desde la Puerta del Sol (Madrid).

55.316 asistentes, según el cómputo efectuado por la empresa Lynce para la Agencia EFE, cifras que contrastan con los datos de los organizadores. Los datos facilitados por esta empresa tienen un margen de error del 15%, que podría elevar el número hasta un máximo de 63.300, según ha explicado su director, Juan Manuel Gutiérrez.

Proclamas de todo tipo

Con el lema Cada vida importa, que encabezaba la movilización, los manifestantes han dejado patente su oposición a una reforma legislativa que establece el aborto libre hasta la semana 14 y que sitúa en 16 años la mayoría de edad para decidir sobre la interrupción voluntaria del embarazo.

Las cifras de asistencia van desde los 63.000 hasta los dos millones, según las diferentes fuentes

La manifestación ha transcurrido en un ambiente festivo decorado por numerosos globos de colores y banderas de España y otras con el lema de la movilización.

Durante la misma ha destacado la presencia de miles de familias completas y numerosos niños que se han situado en el escenario central, en recuerdo de todos los abortos practicados en España desde que se aprobó la Ley del Aborto.

Proclamas como "Hijos sí, aborto no"; "Vive y deja vivir", "Luego diréis que somos cinco o seis" o "Bibiana ignorante, la vida es importante" se han sucedido durante el trayecto, donde en algunas ocasiones se ha repetido "Zapatero, dimisión".

Tras la pancarta de cabecera, portada por representantes de las principales organizaciones sociales convocantes de la reivindicación (La CONCAPA, el Foro de la Familia o Hazte Oír), ha marchado la desplegada por la plataforma Mujeres por la Vida, acompañada por Isabel Sebastián, Cristina López Schlichting, Isabel Durán, Covadonga O'sea y María Vallejo Najera, entre otras.

Aznar se ha referido a la reforma como algo que "sobrepasa todos los límites", Cospedal ha arremetido contra Zapatero por "dividir"
y Aguirre ha recordado que una menor "no puede comprar tabaco o cerveza pero sí abortar sin permiso"

Al acto, convocado por 42 asociaciones civiles, se han desplazado miles de ciudadanos de toda España en diversos medios de transporte, entre ellos unos seiscientos autobuses fletados desde numerosas ciudades, además de trenes y aviones.

El PP como partido no, pero...

Entre los convocantes no estaba ningún partido político, pero a la manifestación se han sumado numerosos dirigentes del PP, entre ellos el ex presidente del Gobierno José María Aznar; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal; el eurodiputado Mayor Oreja, o la vicesecretaria de Organización y Electoral del PP, Ana Mato.

Aznar ha expresado su rechazo a una reforma que "pasa todos los límites"; Cospedal ha arremetido contra el presidente del Gobierno por intentar "dividir" a la sociedad con una iniciativa que no figuraba en su programa electoral, y Aguirre ha insistido en la trascendencia de que una niña que no puede comprar tabaco o tomar una cerveza pueda abortar sin permiso.

Aído recuerda los abortos en la época del PP

Por su parte, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha recordado desde Barcelona al PP que no hizo nada sobre el aborto en los ocho años que gobernó, pese a que en ese período tuvieron lugar más de medio millón de interrupciones del embarazo.

Qué es el sistema Lynce de medición

Lynce es una empresa dedicada a contabilizar, mediante el tratamiento informático de imágenes fijas y en movimiento, asistentes a manifestaciones y otras aglomeraciones humanas.

El sistema tecnológico de cómputo de participantes en aglomeraciones con que cuenta el Proyecto LYNCE contabiliza "persona a persona" por lo que su resultado "no es una cifra estimativa sino una medición en toda regla", según su director, Juan Manuel Gutiérrez.

Estamos acostumbrados
a cifras que son imposibles porque, por capacidad, esa gente no cabe en ese espacio

Para el director de Lynce, contabilizar el número de personas que hay en una manifestación en la calle es muy complicado y "no se puede hacer a ojo", sino que hay que hacerlo con un material fiable" como son las fotografías y los vídeos.

El proyecto de Lynce utiliza una tecnología informática basada en la detección y cómputo automático de individualidades.

Por esto, Gutiérrez se ha mostrado "absolutamente convencido" de que los datos que arroja Lynce "se acercan mucho más a la realidad que otros".

"Por supuesto que en ningún caso pretendemos identificar a las personas" confirma Gutiérrez, "y por eso las tomas, ya sean fotografías o vídeo de alta resolución, se realizan en un plano sagital (de perfil) o cenital (desde arriba). Con ello certificamos nuestro compromiso con la objetividad científica".

Para Gutiérrez, esto sólo quiere decir "que estamos acostumbrados a cifras que son imposibles porque, por capacidad, esa gente no cabe en ese espacio".

Consulta aquí más noticias de Madrid.