'Infectados'
Los hermanos Álex y David Pastor, directores de 'Infectados', en Sitges. EFE / Jaume Sellart

Infectados (Carriers) es el debut en el largometraje de los hermanos Álex y David Pastor. Nos relata la odisea de un grupo de cuatro personas que intentan sobrevivir a un virus letal que está exterminando la humanidad.

En su viaje hasta el Golfo de México, donde pretenden refugiarse hasta que pase la epidemia, deberán sortear varios peligros y dilemas: además de la posibilidad de contagio, la de tener quizás que dejar atrás a un ser querido. Está protagonizado por Chris Pine (Star Treck) y Piper Perabo.

<p>Infectados</p>¿Cómo surgió  la posibilidad de rodar Infectados en EE UU?
Álex: Nosotros escribimos el guión de Infectados en inglés, pero con la idea de rodarlo en España . De hecho, movimos el guión por varias productoras españolas. Hubo cierto interés, pero también recibimos muchas largas. Algunos nos decían que tenían el cupo de los próximos 3 años cubierto. Otros que no hacían películas de debutantes… Nosotros siempre habíamos pensado que, a las malas, podíamos rodar Infectados por cuatro duros, con unos amiguetes, un coche y una cámara de vídeo. Pero cuando el corto La Ruta Natural ganó en el Festival de Sundance, las productoras norteamericanas se fijaron en nosotros, nos preguntaron si teníamos un guión y les gustó. A partir de ahí todo fue muy rápido. Paramount Vantage se ofreció a financiar la película, rodarla en EE UU, etc.

David: Fue una confluencia de factores muy afortunada, la verdad, cuestión de estar en el lugar correcto, en el momento correcto, con el guión correcto. No fue necesario rodar la versión de ultra bajo presupuesto, que también hubiera sido interesante.

¿Cuál fue el presupuesto y en que medida condicionó el rodaje?
David: El presupuesto fue de nueve millones de dólares, que parece mucho, pero no lo es.

Álex: Lo que se gasta Michael Bay en rodar cinco minutos de Transformers, vamos.

David: Fue un rodaje corto e intenso. Rodar en EE UU es más caro, así que tuvimos que rodar la película en poco más de seis semanas. Eso sí, tuvimos un equipo dedicado que nos ayudó muchísimo.

¿Vuestra principal tarjeta de presentación para conseguir financiación o que el principal grupo de intérpretes se decidiera a trabajar con vosotros fue el premiado corto La ruta natural junto con el guión de Infectados, escrito por vosotros mismos?
Álex: Como decía David, fue una confluencia de ambos factores: haber dirigido un corto de éxito y tener un guión potente listo para rodar. Es un consejo que siempre damos a los cortometrajistas: tened un guión de largo preparado. Si no, cuando a un productor le guste tu corto y te ofrezca una oportunidad, no tendrás nada tangible que ofrecer. Si esperas, cuando finalmente escribas un guión, el autor del corto de moda será otro.

¿Hace mucho tiempo que habíais escrito el guión original?
David: Pues sí, el guión lleva unos años escrito. El proceso de hacer una película es muy largo (guión, buscar financiación, pre-producción, rodaje, post-producción). Dura años. De hecho, cuando nosotros empezamos a trabajar en él, era la época del pánico por la gripe aviar. Ahora lo que está en todos los titulares es la gripe A. Estas cosas son cíclicas.

<p>Infectados</p>¿Pensáis que, de alguna forma, el argumento de Infectados conecta con la actualidad ante el temor de la gripe A?
David: Pues la verdad es que ha sido una coincidencia de lo más morbosa y completamente casual. Como decíamos antes, el proceso de hacer una película es muy largo (nosotros empezamos a escribir durante el estallido de la gripe aviar) y a menos que seas Nostradamus es imposible predecir que sucederá en el mundo cuando se estrene tu película.

Álex: Por eso en la película el virus no tiene nombre, ni se habla de su origen. No queríamos hacer una película sobre la gripe, porque esa es la manera perfecta para que la película quede inmediatamente anticuada. El virus es una excusa para contar una buena historia.

Tengo entendido que Chris Pine aún no había sido contratado para el 'Star Trek' de J.J. Abrams cuando contactásteis con él para la película.
Álex: Efectivamente. Nuestra película fue la que hizo inmediatamente antes de Star Trek. De hecho, cuando le contratamos, Chris era un desconocido.

David: A menos que fueras fan de películas como Princesa por sorpresa 2, donde hace de galán.

Álex: Sí, esa era su especialidad. Galán guaperas. Pero nuestra directora de casting Jeanne McCarthy le llevaba tiempo siguiendo la pista y sabía que era un muy buen actor con más registros de los que había podido demostrar hasta el momento. Nos dijo: "Tenéis que ver  a este chico. Hacedle un casting y no os dejeis influenciar por sus anteriores películas".

David: Y fue así. El casting lo bordó  e inmediatamente supimos que era perfecto para el papel. Jeanne es muy buena: ella fue quien descubrió a Jack Black hace más de diez años.

¿Consideráis que en cierta medida Infectados es una película a contracorriente, y arriesgada, al preferir centrarse en las relaciones humanas de los personajes protagonistas que en la acción o en las posibles escenas de terror?
Álex: Pues sí, esa era nuestra intención: hacer una película post-apocalíptica basada en los personajes. Y sobre todo, que estos personajes fueran gente normal y corriente, como tú y yo, luchando por sobrevivir en unas circunstancias extremas. Personajes con los que el público se pueda identificar y preguntarse: "¿Qué haría yo en una circunstancia así?".

David: Son los dilemas morales de los personajes lo que nos interesaba. Por eso en la película no hay buenos y malos. Los protagonistas son, a la vez, sus propios enemigos. El peligro viene de la amenaza de infección y de las decisiones muy duras que deben tomar para evitar esta infección. En ese sentido, sí se trata de una película arriesgada y diferente, porque te obliga a ponerte en la piel de personajes que no son unos santos.

¿Cuál es la escena o momento de la película del que estáis más satisfechos?
Álex: A ver, sin entrar en muchos detalles, porque no queremos destripar los giros argumentales de la película, yo diría que mis momentos favoritos son las escenas más dramáticas y emotivas, en las que los protagonistas deben supeditar su humanidad a su instinto de supervivencia. Nosotros siempre queremos emocionar al espectador, no solamente asustarle, y esperamos haberlo conseguido.

David: Para mi, las escenas de enfrentamiento entre los dos hermanos, que van escalando a lo largo de la historia. Las relaciones entre hermanos siempre son complejas: combinan el amor y el odio, la admiración y la envidia, la dependencia y las ganas de ser independiente… Siendo hermanos co-directores, ésta es una historia que nos toca de cerca, ¡aunque nosotros dos nunca hemos llegado al extremo de los protagonistas!

¿Cuál es vuestra opinión sobre la proliferación de títulos sobre temas post-apocalípticos en el cine de género actual?
Álex: El cine fantástico siempre ha sido experto en tomar el pulso de la actualidad y reflejar los miedos de cada época. Y desgraciadamente vivimos en tiempos muy inciertos. El calentamiento global, el 11-S, las pandemias, el Huracán Katrina… existen una serie de crisis que ponen en cuestión la seguridad del mundo en que vivimos, un mundo que no sabemos si puede ser sostenible. Incluso los habitantes del primer mundo, donde vivimos tan protegidos, empiezan a preguntarse hasta cuando durará esta seguridad. El cine, sobre todo el fantástico, refleja esta inquietud en forma de historias post-apocalípticas, de la misma manera que la ciencia ficción de los años cincuenta reflejaba el miedo a la guerra nuclear.

En una situación como la que plantea Infectados, ¿tal vez el dilema más difícil que se trata es esa necesidad de tomar elecciones, de dejar atrás sin miramientos a personas queridas para poder sobrevivir?
David: Ese es el gran dilema: qué precio está uno dispuesto a pagar con tal de sobrevivir. Y hasta qué punto vale la pena entonces la supervivencia física. ¿Merece la pena sobrevivir si el precio que pagas es quedarte solo? ¿Sigues siendo humano solamente por estar vivo, o la humanidad es algo más intangible, menos biológico? Esperemos que la película dé que pensar.

Álex: Es una reflexión envuelta en una trama de thriller. A nosotros nos gusta contar historias con enjundia, pero siempre a través de un formato de género, que entretenga, asuste, emocione, etc.

¿Qué  películas son vuestras preferidas dentro del género fantástico?
Álex: Nosotros crecimos viendo cine en los años 80, que fueron una muy buena década para el cine fantástico ambicioso, violento y adulto. Directores como Ridley Scott, David Cronenberg, Paul Verhoeven, o James Cameron realizaron sus mejores películas. Los dos primeros Aliens, Blade Runner, Terminator, La Mosca, Desafío Total… Fue una auténtica época dorada del género, donde  directores con ideas y ambición contaron con los presupuestos necesarios para plasmarlas en pantalla.

¿Tenéis algún otro guión o película en mente para realizar próximamente?
David: Tenemos varios proyectos que estamos desarrollando  y que esperamos poder rodar pronto, tanto en EEUU como en Europa. En Estados Unidos vamos a dirigir la adaptación de la novela Tan extraño como la verdad, un thriller con el productor de Lost in Translation. En España, tenemos otra adaptación, ésta la de la novela gráfica de Miguelanxo Prado, Trazo de Tiza, todo un clásico del cómic europeo. Se trata de un proyecto al que le tenemos mucho cariño, ya que somos fans del cómic desde hace más de 15 años. Y finalmente, Vurdalak, que se trata de cine de acción y fantasía más puro, con una criatura inquietante y ambientación medieval. Tres proyectos muy distintos, la verdad.

BIO: David Pastor Vallejo nació el 25 de julio de 1978 en Barcelona. Álex, el hermano menor, el 13 de marzo de 1981. Ambos habían trabajado hasta ahora, y por separado como directores, en el terreno del cortometraje. Sobre todo obtuvo una especial difusión el premiado corto La ruta natural (2004), nominado al Goya y ganador del premio al mejor corto internacional en Sundance, entre otros galardones. Fue dirigido por Álex Pastor, con guión de Martí Roca y él mismo.