Poco más de 10.000 euros le han bastado al director estadounidense de origen israelí Oren Peli para intentar meter miedo en el cuerpo al personal con Paranormal Activity, rodada hace dos años pero que ahora empieza a tener distribución internacional en cine. Se dice que es la nueva El proyecto de la bruja de Blair, por su escaso presupuesto y la sensación de (falso) documental, grabado como si fuera un vídeo casero.

En la conocida base de datos de IMDb la valoración de los usuarios está, de momento, en 8,7 sobre 10. O el portal Metacritic, que recoge la media de las opiniones de los principales críticos estadounidenses, le otorga una media de 78 puntos sobre 100.

A estos datos añadiremos que circula la leyenda de que también ha logrado asustar al mismísimo Spielberg. Se dice que cuando el famoso director visionó un pase privado en DVD en su estudio,  la puerta de la estancia quedó misteriosa o casualmente cerrada desde dentro.

¿Expectativas cumplidas?

También Ángel Sala, director del Festival de Sitges, antes de la proyección del filme el miércoles, leyó unas palabras del director Oren Peli en las que comentaba, se supone que más para empezar a animar el ambiente que como frase seria, que "no se hacia responsable de los posibles efectos secundarios que ocasionara la película".

Y, ¿hay para tanto? ¿Es realmente una de las experiencias más terroríficas vistas en una pantalla? En un único decorado, el de una casa,  un joven matrimonio intenta averiguar de donde procede la sobrenatural presencia maligna que acosa a la chica desde que era pequeña.

Por ello, el marido decide grabar lo que sucede en la habitación mientras duermen. Poco a poco, y durante unas 20 noches, la cámara será testigo de extraños sonidos, sombras u objetos que se mueven solos, en el dormitorio o por las distintas estancias del hogar.

La cámara es testigo de extraños sonidos, sombras u objetos que se mueven solos La idea no deja de ser de lo más inquietante. Pero el pase del miércoles por la mañana fue recibido al acabar la proyección con silbidos, aunque después les siguieron tímidos aplausos. La sensación en la sala era de decepción. Paranormal Activity, y pese al mérito de su escasísimo presupuesto, promete un terror y unas emociones fuertes que nunca acaban de llegar, reduciéndose sólo a un par o tres de momentos de cierto impacto. Supo a poco.

Este viernes y el sábado hay previstos más pases del filme en Sitges. Su estreno en las salas españolas está previsto para el 27 de noviembre.

Paul Giamatti y fantástico con sello español

El cine de género español estará representado este viernes en el Festival de Sitges por una producción catalana, Ingrid, de Eduard Cortés, que compite en la Sección Oficial; y por Infectados (Carriers), rodada por los hermanos Álex y David Pastor en Estados Unidos y reparto internacional. Infectados concurre a la sección paralela fantástica Panorama, al igual que Paranormal Activity.

También será el día del debut de Cold Souls, una delirante comedia negra protagonizada por Paul Giamatti; y Accident, del director chino Louis Koo, que se presentó en el pasado Festival de Venecia.