El personal del Virgen de las Nieves realiza rondas antitabaco
Un paciente fuma en una de las plantas del Ruiz de Alda, en la tarde de ayer. Pepe Torres
Hace 17 años que está prohibido fumar en los hospitales, una norma que no se ha cumplido nunca. Ni tan siquiera ahora, a dos meses de la entrada en vigor de la famosa Ley Antitabaco, que castigará la presencia de humo en los lugares públicos, como los bares.

El personal subalterno del Virgen de la Nieves está dispuesto a terminar con esta «dañina costumbre» y desde hace dos años realiza rondas antitabaco por el Materno-Infantil, el de Traumatología y el Hospital General (Ruiz de Alda).

El objetivo, según el jefe de personal subalterno, José María Cotarelo, «es realizar un mapa de colillas detallado que nos permita saber en qué zonas no se está cumpliendo la ley y aumentar la vigilancia». De este modo, todos los días se realizan cinco o seis rondas por estos tres hospitales «y, curiosamente –afirma Cotarelo– encontramos muchas colillas en las áreas de neumología».

Salas de espera

Sin embargo, las zonas preferidas por los fumadores siguen siendo las salas de espera y las escaleras. «Sobre todo porque existe una creencia errónea de que ahí sí que se puede». Las plantas segunda (paritorios), sexta (UCI pediátrica) y séptima (hospitalización pediátrica) del Materno-Infantil también son las más usadas por los fumadores, además de los quirófanos.

A diario

Rondas: El personal del Materno-Infantil ha realizado, en tres meses, 230 rondas y en más de la mitad de ellas había colillas o gente fumando.

Qué se hace: Advertir al fumador de que debe apagar el cigarro y avisar al servicio de limpieza. «Una colilla siempre llama a otra».

Incidentes: Los vigilantes dicen que no sancionan a la gente y que nunca han tenido enfrentamientos.

«Hay que hacer cumplir la norma»

El personal de las rondas antitabaco aseguran que en dos años el número de personas que fuman en los hospitales «ha bajado casi a la mitad». «Los centros sanitarios –denuncian– son edificios libres de humo y hay que hacer cumplir la norma». Carteles, guías formativas y la retirada de ceniceros en todas las plantas han ayudado a bajar la media. El Virgen de las Nieves es el único complejo hospitalario andaluz donde se realizan estas rondas, según sus responsables.