Roberto Micheletti
El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, durante una rueda de prensa. Gustavo Amador / EFE

"No ha llegado en ningún momento la hora de sentarse" a dialogar con Zelaya. El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, se ha cerrado a negociar con el presidente depuesto, Manuel Zelaya, aunque ha matizado que representantes de las partes en conflicto y de otros sectores "están hablando, para ver cómo esta situación lleva calma y podemos lograr el objetivo" de resolver la crisis causada por el golpe de Estado del 28 de junio.

Micheletti expresó su desacuerdo con cualquier propuesta que suponga un "Acuerdo de San José II" El presidente de facto reiteró que es posible ese encuentro con Zelaya para culminar el diálogo, pero que primero deben hacerlo sus comisiones. "Al final del túnel alguien tiene que firmar una documentación de esta naturaleza y desde luego que tienen que ser las partes en conflicto", expresó Micheletti en rueda de prensa en la Casa Presidencial.

Micheletti subrayó que sigue "abierto" al diálogo dentro de la mediación del presidente de Costa Rica, Óscar Arias, y expresó su desacuerdo con que a alguna nueva propuesta que surja se le considere como un "Acuerdo de San José II".

Garantías constitucionales

Por otra parte, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras ha pedido a Micheletti que derogue el decreto que suspendió las garantías constitucionales porque afecta al proceso para las elecciones de noviembre próximo.

La solicitud fue expuesta por dos magistrados del TSE, David Matamoros y Enrique Ortez Sequeira, en una reunión que mantuvieron con Micheletti en la Casa Presidencial, y se suma a demandas similares planteadas por el Parlamento, los candidatos presidenciales y otros sectores. Matamoros explicó, en una rueda de prensa al término de la reunión, que pidieron a Micheletti "que el decreto sea eliminado, derogado, para que no haya ninguna duda, ningún cuestionamiento sobre la legitimidad" de los comicios del 29 de noviembre.