Ramón, quiosquero; Pedro, churrero

Ambos representan la tercera generación de sus familias que se dedica a vender prensa y churros, respectivamente. Lee sus historias
.
.
Foto
Madrugando... Ramón Mejías.

En 1994 cogió el quiosco de la plaza Camachos de Murcia. Sucede a su padre y abuelo en el oficio. Le gusta la pequeña familia que son sus clientes, pero quiere un futuro mejor para su hija.

¿Por qué eligió ser quiosquero?

Por seguridad. Trabajé en una empresa de aguas, de carpintero, hasta que hace 11 años mi padre se jubilaba y como me quería casar...

Su abuelo, su padre y usted. ¿Le gustaría que hubiera una cuarta generación en el quiosco?

No. Quiero un futuro mejor para ella y que no trabaje tantas horas al día (desde las 6.30 horas).

Algo bueno tendrá madrugar...

Mis clientes y la gente que pasa a esas horas somos ya como una pequeña familia. Si algún día, por alguna cosa, uno no recoge el periódico, me preocupo.

¿Cuando su abuelo era quiosquero, estaba mejor considerado?

Puede ser. Los quiosqueros hacemos una labor de información que no se valora, porque la gente nos pregunta por calles y edificios. Y eso que se trabaja más con tanto coleccionable.

Trasnochando... Pedro Martínez.

«Estoy en mi churrería desde que estaba en el vientre de mi madre y ésta despachaba», dice. A sus 62 años, es la tercera generación de su negocio, que le gustaría tuviera una cuarta.

Su churrería, en la calle Plano San Francisco de Murcia, data de 1922.

¿Lo lleva en la sangre?

Y tanto. Tengo 62 años y desde que iba en el vientre de mi madre estoy en la churrería.

¿Y no pensó en otro oficio?

Estuve un año trabajando de celador de Telefónica en Valencia. Buscaba un salario fijo, pero me vine a la churrería por la tradición familiar.

Trabaja los fines de semana, ¿no los echa de menos?

Trabajo toda la noche hasta las once de la mañana, pero estoy acostumbrado. Es más importante servir el chocolate con churros.

¿Ha cambiado la clientela respecto a la de su abuelo?

Antes la gente madrugaba para tomarse los churros. Ahora se los comen antes de acostarse.

¿Habrá cuarta generación?

Me gustaría. Pero si no, venderé el local a alguien que sí quiera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento