No es un experimento científico, pero las imágenes hablan por sí solas. Activistas del movimiento anti tabaco de Sao Paulo (Brasil) han llevado a cabo una prueba curiosa. Según cuenta el blog de alfazentauro, han grabado a dos girasoles a los que, encerrados en sendas urnas de cristal, han sometido a las mismas condiciones lumínicas y de humedad; pero mientras uno disponía de aire puro, el otro ha tenido que tragarse el humo de cien cigarrillos. El resultado es elocuente, después del humo de cien cigarrillos, el girasol fumador pasivo quedó hecho una piltrafa, seco y ennegrecido.

El vídeo, que está triunfando en Internet, se ha utilizado para apoyar la rigurosa ley antitabaco que en agosto entró en vigor en el estado de Sao Paulo y que prohibe fumar en los lugares cerrados como bares, restaurantes y centros comerciales. Los resultados del experimento también pueden seguirse en Twitter.

Actualmente el Ministerio de Sanidad español está estudiando si ampliar la Ley Antitabaco para prohibir fumar en todos los lugares públicos.