Un TGV (la denominación de los trenes de alta velocidad en Francia) ha pasado este domingo sobre un joven que se encontraba dormido entre los raíles sin que éste sufriera daño alguno.

Esta mañana, un conductor del TGV entre Quimper y París, al oeste de Francia, vio a un hombre sobre la vía, acostado entre los raíles, a unos diez kilómetros de la localidad de Vannes.

El tren no pudo detenerse a tiempo para no atropellar al individuo y anduvo todavía 800 metros más por las vías. Al bajarse del tren, el conductor constató que el hombre estaba ileso, e intentó despertarlo, pero sin conseguirlo.

Los bomberos que se desplazaron hasta el lugar condujeron al joven al hospital de Vannes, donde deberá dar explicaciones cuando recupere la consciencia.

El joven, de 19 años y vecino del lugar, tenía en el bolsillo una entrada para un festival de música que terminó en la madrugada del domingo, han informado fuentes policiales.