nueva orleans rita
Los vecinos de Nueva Orleans vuelven a evacuar la ciudad (REUTERS). Reuters

En su último boletín, el CNH afirmó que el tramo de la costa del Golfo en peligro de "experimentar condiciones de huracán" en las próximas 24 horas se extiende desde Port O'Connor (Texas), a unos 120 kilómetros al suroeste de Galveston, hasta Morgan City (Luisiana), a unos 100 kilómetros al oeste-sudoeste de Nueva Orleans.

En esta zona "los preparativos para proteger la vida y los bienes deben completarse urgentemente", subraya el comunicado, que mantiene la categoría cuatro en la escala de cinco Saffir-Simpson.

La zona bajo aviso de "condiciones de tormenta tropical" en las próximas 36 horas, más amplia, recorre la costa desde Port Mansfield (Texas) a unos 80 kilómetros al norte de Matamoros y Brownsville, hasta la frontera entre Luisiana y Misisipi, abarcando así Nueva Orleans, ciudad ya afectada por las lluvias que anteceden a Rita.

"El aviso de tormenta tropical ha terminado para la costa de Texas al sur de Port Mansfield y para el noreste de México", anuncia el comunicado oficial.

Olas de más de seis metros

Los pronósticos indican que Rita, en su trayecto actual hacia el noroeste y con vientos sostenidos de 225 kilómetros por hora, tomará tierra en algún lugar en la zona de Galveston, Texas, Port Arthur-Beaumont, Texas, y Lake Charles, Luisiana. El NHC advierte de mareas de hasta seis metros por encima de lo normal en la costa y de fuertes lluvias, con acumulaciones de hasta 30 centímetros.

Las autoridades advierten que una nueva y seria amenaza puede destruir lo poco que queda en pie en la ciudad
Tanto Nagin como la gobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, instaron a la población de las áreas de riesgo a que huyan cuanto antes. Ambos insisten en que se trata de una nueva y seria amenaza que, aunque no toque de lleno la zona, puede destruir lo poco que quedó en pie tras el paso de Katrina.

Los diques podrían volver a romperse

De hecho, Nueva Orleans está en estado de alerta por "tormenta tropical" por las lluvias que acompañan a Rita y que, en función de la fuerza con que lleguen a la zona, podrían provocar nuevos estragos y volver a romper los diques de contención de agua.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército lleva varios días trabajando a contrarreloj para parchear las roturas de los diques lo máximo posible y reforzarlos con sacos de arena, con vistas a que resistan los coletazos de Rita.

Si los diques fallan, se volverán a inundar las mismas zonas que quedaron anegadas hace poco más de tres semanas y que prácticamente acababan de ser drenadas por los equipos de emergencia. Sin embargo, el alcalde lanzó un mensaje tranquilizador al asegurar que, con el trabajo de los ingenieros militares, los diques soportarán la previsible tormenta.

Miedo en Luisiana

El temor y la angustia va más allá de Nueva Orleans porque ahora también "está en peligro el suroeste de Luisiana". Así de claro lo dijo la gobernadora en una rueda de prensa en la que instó a la evacuación de todas las comunidades de la zona costera, con una población de entre 300.000 y 500.000 personas.

"Preparen a sus familias y preparen sus casas", advirtió Blanco, quien reiteró que "estoy instando a los ciudadanos de Luisiana a que se tomen muy serio este huracán". La gobernadora pidió a los residentes de la costa que vayan "hacia el norte. No al este o al oeste" y recomendó a los que decidan quedarse que escriban sus respectivos números de la seguridad social en el brazo "con tinta indeleble" para que, en caso de que sufran algún percance, puedan ser identificados con rapidez.

Efectivos de la Guardia Nacional y equipos médicos adicionales están preparados para actuar en cuanto sea necesario, según Blanco, quien pidió a Washington refuerzos de unas 15.000 tropas federales, que se sumarían a las que ya están en la zona.

Los soldados que permanecen en Nueva Orleans continúan colaborando con la Guardia Nacional y los equipos de emergencia en las labores de rescate y búsqueda de cadáveres, ya que el estado de Luisiana es el que encabeza, y con mucho, la lista de víctimas mortales a causa de Katrina.

Son ya 832 los muertos contabilizados oficialmente en ese estado y todavía puede haber bastantes más en las zonas de difícil acceso que son las que se están rastreando ahora. En las últimas horas se están encontrando cuerpos en estado de descomposición, en su mayoría de ancianos y niños que quedaron atrapados por las inundaciones.

En total, el número de fallecidos por Katrina se sitúa en los 1.069, según los últimos datos divulgados, contando también los registrados en Misisipi, Alabama, Florida y Georgia.

NOTICIAS RELACIONADAS