El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que a bordo del helicóptero viajaban cinco turistas italianos y el piloto, mientras que en el avión iban tres personas, incluyendo al piloto y a un niño. Tres cuerpos han sido recuperados, pero no hay esperanzas de encontrar supervivientes.

'Esto ha pasado de ser una misión de rescate a una de recuperación', afirmó Bloomberg. 'No va a haber un final feliz', añadió.

Una nave de búsqueda y rescate acudió rápidamente al lugar en las cercanías del West 14th Street, en el bajo Manhattan, inmediatamente después de que ocurriese el accidente (16:00 GMT).

Bloomberg dijo que el avión, un Piper Saratoga, pareció impactar contra la parte trasera del helicóptero, un Eurocopter AS350, que inmediatamente se destrozó y cayó al río.

El helicóptero era operado por Liberty Helicopter, el mayor operador turístico de helicópteros del noreste de Estados Unidos.

Debbie Hersman, presidenta de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por su sigla en inglés), dijo en un comunicado que el helicóptero había sido localizado y marcado con boyas, y que los investigadores están utilizando radares para intentar ubicar a la avioneta.

El equipo de investigación formado por 10 miembros de la NTSB suspendió las operaciones al anochecer y reanudará la búsqueda el domingo a las 7.00 am. (11:00 GMT), dijo Hersman, quien sostuvo que el equipo esperaba poder retirar los restos del río el domingo.

Si bien la NTSB no espera hallar equipos de grabación entre los restos debido a que las aeronaves pequeñas no requieren utilizarlos, Hersman dijo que los investigadores creen poder determinar la causa del accidente al entrevistar a los controladores de tráfico aéreo y revisar los datos del radar de control de tráfico.

Hersman indicó que el otro piloto del Liberty fue testigo del choque. 'Vio un pequeño avión monomotor acercándose por detrás (del helicóptero). Dijo que vio que el ala derecha del avión golpeó al helicóptero', sostuvo.

Un testigo declaró a la televisión local NY1 que vio desprenderse un ala del avión justo antes de la colisión. El helicóptero se precipitó de inmediato hacia el río, dijo el testigo. Otras personas afirmaron haber escuchado un fuerte estruendo.

Numerosos trozos de escombros también cayeron a los lados del río Nueva Jersey, y estuvieron a punto de golpear a los motoristas.

En enero, un avión de US Airways con más de 150 pasajeros a bordo aterrizó en el helado río Hudson de Manhattan tras aparentemente haber impactado con una bandada de gansos. No hubo ningún fallecido.

La Asociación de Pilotos y Propietarios de Aeronaves (AOPA, por sus siglas en inglés) informó que se han registrado 70 accidentes en vuelo en Estados Unidos durante los últimos 10 años en los que se han visto involucradas 140 aeronaves con un total de 83 fallecidos.

Bruce Landsberg, presidente de la Fundación de Seguridad Aérea de la AOPA, dijo en un comunicado que 'deberíamos evitar especular sobre quien hizo qué o quien es el culpable hasta que la investigación (de la NTSB) se haya completado'.