Orishas.
Orishas. ARCHIVO

Yotuel, con quien hablamos, vive en Madrid, y sus dos compañeros en París (Roldán González Rivero) y Milán (Hiram Riverí Medina). Desde Europa exportan el sonido A lo cubano (1999), su primer disco. Cosita buena se editó en 2008.

¿Por qué una gira conjunta con el dúo Calle 13? Somos una misma idea.

El añorar nuestra tierra nos ha hecho ser mucho más cubanos

¿Esa misma filosofía es la que une a ambas bandas? Damos a entender que los latinos no sólo sabemos mover el culo, sino que somos personas que también pensamos y que tenemos criterios y reflexiones.

¿Orishas hubiera sido lo mismo si se hubiera creado en Cuba? No. Porque creo que el hecho de habernos desarrollado en Europa nos da otra connotación, a nivel de producción y de letras. El añorar nuestra tierra nos ha hecho ser mucho más cubanos que si hubiéramos estado en Cuba. En Madrid no hay Varadero ni arena fina. Ese factor nos ha ayudado. Europa nos ha venido muy bien. Mucho más que si se hubiera hecho el disco en Cuba o en los EEUU.

¿Siguen pensando con la crisis actual que Orishas seguiría en la música aunque no vendiesen discos? Claro. Es que no es proporcional la pobreza con la música. Creo que los países pobres son los que tienen mejor música (ríe).

No es proporcional la pobreza con la música. Creo que los países pobres son los que tienen mejor música

¿Qué los mantiene en la brecha? No hemos vendido muchos discos, pero hemos hecho muchos shows, y eso la gente lo valora.

¿En España actúan lo que quisieran?¡Todo lo que nos dejan, que es diferente! Trabajamos mucho, sí.

¿Cómo ven el momento presente de la isla y respecto a su complicada relación con los EE UU? Con muchas posibilidades. Estoy muy ilusionado con el presidente norteamericano. Es una experiencia nueva. Durante tantos años nos dijeron que eran el enemigo y de repente es la esperanza. Obama es mi ídolo.

Estoy muy ilusionado con el presidente norteamericano

¿Qué le ilusiona tanto de Obama? Ser de raza negra, como yo, y poder triunfar en un país que te lo permita. Cuando hice la serie Un paso adelante, todos los personajes eran blancos y españoles. Cuando me propusieron ser una mosca en un vaso de leche, tuve la posibilidad de mostrar que un negro puede trabajar en la tele, no sólo ser un Rey Mago.