Los Mossos d'Esquadra han detenido a un conductor de 38 años, que iba ebrio y tenía el carnet retirado, después de estrellarse con su vehículo contra la comisaría de la policía catalana en Sabadell.

El detenido dio una tasa de 0,48 miligramos por litro

Los hechos se produjeron sobre las dos de la mañana cuando había tres personas en la sala de recepción, sin que ninguna resultara herida. Al realizarle la prueba de alcoholemia, el detenido, José Luis M.L., vecino de Sabadell, dio una tasa de 0,48 miligramos por litro, cuando el máximo legal permitido es de 0,25, informó la policía catalana.

Los Mossos atribuyen al detenido, que pasará a disposición judicial en las próximas horas, los delitos de daños, conducir bajo los efectos de las bebidas alcohólicas y conducir sin permiso por pérdida de puntos.