Los encuentros furtivos de Álvaro Muñoz Escassi y María José Suárez

María José Suárez, en un evento en Sevilla.
María José Suárez, en un evento en Sevilla.
GTRES

El verano, el calor, los barcos y el mar consiguen hacer extraños compañeros de viaje. Que se lo digan a Álvaro Muñoz Escassi y a María José Suárez, que, tras separarse del empresario Jordi Nieto y regresar a España, está dispuesta a regalar titulares palpitantes a bordo de un romance que se antoja trepidante.

Aunque nieguen algo más que una amistad, lo cierto es que entre María José y Álvaro hay algo parecido a un idilio clandestino que se convierte en fuego al caer la noche. Son más que ilusionistas en busca de un futuro en común, pues juegan en terreno conocido. Escassi es líder en eso de aparcarse en cuerpos de escándalo y María José abraza su nueva soltería con ganas de experimentar.

De nada sirve que justifiquen lo injustificable recordando que ya fueron pillados en el verano de 2010 fondeando en costas mediterráneas, porque también por aquel entonces compartían anocheceres y amaneceres a ritmos desbocados. Mientras Escassi hace requiebros al pasado reconquistando o reexplorando lo que creía olvidado, la que ha encontrado el amor reposado, galante y disfrutón es la empresaria Raquel Bernal, con quien tuvo un matrimonio exprés.

Ilusionada y feliz, la venezolana no puede ocultar que bebe los vientos por el hostelero Javier Tudela, quien la colma de instantes románticos y la hace sentir especial. Los veremos juntos el próximo otoño, con permiso de Eros, cuando se celebre la segunda edición del certamen cinematográfico Cana Dorada, que, con esfuerzo, organiza Bernal en tierras dominicanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento