Fernando Fernández Tapias gana el juicio a sus hijos para incapacitarle

  • La justicia ha dado la razón al empresario, quien está en perfectas condiciones mentales.
El empresario Fernando Fernández Tapias, a las afueras del juzgado.
El empresario Fernando Fernández Tapias, a las afueras del juzgado.
Iván Martínez / GTRES

A sus 82 años, Fernando Fernández Tapias ha tenido que enfrentar uno de los episodios más aciagos de su vida después de la muerte de Bosco, el cuarto de sus descendientes: una batalla judicial contra sus hijos que finalmente ha ganado pero que certifica que su relación está más que rota, dado que estos alegaban que su padre estaba incapacitado.

El pasado martes 2 de marzo, el empresario visitaba el Juzgado de Primera Instancia nº 65 de Madrid, donde estaba citado para declarar ante la demanda de cinco de sus siete hijos, que demandaban que su padre estaba incapacitado para seguir gestionando la compañía familiar.

Fernández Tapias llegó acompañado de su esposa Nuria González, del hijo que tiene en común con ella, Iván, y de su abogada, Elena Zarraluqui, para frenar la demanda que Fernando, Íñigo, Borja, Sandra y Juan Carlos habían interpuesto y que, por supuesto, otros familiares y amigos entendían que le había dolido enormemente.

Hasta Florentino Pérez hubo de dar su versión, asegurando que su vicepresidente y amigo se encontraba en perfectas condiciones y que no existía motivo algo para su incapacitación. Esa también ha sido la conclusión de la justicia, que ha derribado todos los argumentos que han defendido los hijos del demandado.

No ha lugar a lo que pedían los hijos, ha publicado el diario ABC, y en dos meses y medio se ha resuelto el litigio, que, adelanta el medio, tendrá una segunda parte, pues el empresario piensa interponer una reclamación judicial al entender que ha existido administración desleal (algunos de sus hijos formarían parte del organigrama de la empresa y Sandra era además la secretaria personal de su padre).

En marzo pasado, también a Vanitatis, fuentes confirmaban que Sandra se aprovechaba de la confianza de su padre: "Sandra es la más lista de los hermanos. A diferencia de Tito [Juan Carlos, ambos hijos del segundo matrimonio de Tapias, con Juana García Courel], ella era la que acudía a diario a la oficina y tiene conocimiento de todo lo que concernía a los negocios de su padre. Es la que tiene más carácter. Muchas veces se encargaba de llevar los documentos al chalé de Puerta de Hierro para que Fernández Tapias los firmara. El padre confiaba totalmente en la hija y, por eso, la mayoría de las veces ni tan siquiera leía lo que le presentaba".

Su círculo cercano ha confirmado a Vanitatis que Fernández Tapias se encuentra bien, tranquilo, vacunado y al lado de sus seres queridos (su pareja, Nuria, y los dos hijos que tiene con ella, ambos menores de edad) en la casa de Puerta de Hierro donde residen, aunque ya no suele acudir a los restaurantes que se encuentran entre sus favoritos de la capital.

"Fernando se encuentra estupendamente. Estuvo regular hace dos años, cuando tuvo que ingresar en la clínica Cemtro. Se recuperó y siguió trabajando. Está como una rosa y muy bien cuidado por Nuria, que no le deja ni a sol ni a sombra", le han contado al citado medio.

Este se ha puesto en contacto con los dos abogados del proceso, pero mientras que Zarraluqui ha declinado hacer declaraciones al respecto, Santiago Ortiz, letrado que defendía la causa de los hijos, ha explicado: "Son asuntos que pertenecen al ámbito privado. Lo único que puedo decir es que los hijos quieren mucho a su padre".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento