Los  veterinarios frenan la rebaja del chip canino
Uno de los semáforos inutilizados en la calle Virgen del Consuelo de Xirivella. Emma Ferrer
«Hemos quitado los semáforos de manera paulatina para ver el resultado que esto ocasionaba en la población y en los accidentes de tráfico», explica el alcalde, José Soriano. En el lugar donde antes había semáforos ahora se están construyendo rotondas y pasos elevados.

Con la aplicación de esta medida, que se ha desarrollado durante siete años, se busca reducir la siniestralidad al volante. Según Soriano, desde el inicio de este proyecto hasta hoy hay un 30 o un 40% menos de accidentes. «Espero que otros pueblos se reflejen en este proyecto», dice. Además, la contaminación y los ruidos se han reducido porque los coches paran menos.

La iniciativa tiene divididos a los vecinos. Mientras algunos piensan que sin semáforos habrá más accidentes, otros consideran que es una manera de agilizar el tráfico. La intención es que no se superen los 30 kilómetros por hora.

José Sala.

55 años.

«La supresión de semáforos contribuirá a un aumento de los accidentes de circulación. Los jóvenes conducen a gran velocidad y esto ayudará a que corran más. No deberían quitarlos todos».

Alicia Chillón.

32 años.

« Seguro que con la aplicación de esta medida se agiliza el tráfico. Aunque teniendo en cuenta los accidentes que se producían con los pocos semáforos que había antes, ¿qué va a pasar si los quitan todos?».

Juan Ara.

63 años.

«Me parece bien que se quiten los semáforos. La mayoría de la gente no respeta las normas de tráfico. Si en su lugar se ponen rotondas y pasos elevados, la gente reducirá la velocidad y habrá más fluidez en el tráfico».