Juzgan a cuatro mossos acusados de agredir a un detenido en Les Corts de Barcelona

  • Golpearon con las manos, los pies y las rodillas a la víctima.
  • La agresión fue grabada por una videocámara oculta.
  • La Fiscalía pide cinco años y nueve meses de prisión.
  • Dicen que su actuación fue proporcionada porque la conducta del detenido era "muy agresiva".
El joven agredido por los agentes.
El joven agredido por los agentes.
ALBERT SALAMÈ / ACN

La Audiencia de Barcelona juzgará esta semana a los cuatro mossos d'Esquadra acusados de maltratar a un detenido en la comisaría de Les Corts de Barcelona en marzo de 2007, agresión que grabó una videocámara oculta colocada después de que se recibieran varias denuncias por hechos similares.

La Fiscalía pide cinco años y nueve meses de prisión, 9.600 euros de multa y siete años de inhabilitación para empleo público para cada uno por un delito contra la integridad moral, falsedad documental y una falta de lesiones. Además, deberán indemnizar a la víctima, Rubén P.M., con 10.610 euros.

El juicio contra el cabo J.D.L.P. y los agentes C.B.F., A.L.P. y V.A.B. tiene lugar en la Sección Séptima de la Audiencia. Se les acusa de golpear repetidamente con las manos, los pies y las rodillas a la víctima, acción que quedó grabada por la cámara oculta.

Los cuatro acusados han declarado que su actuación fue proporcionada y que los golpes que le dieron fueron para reducirle, ya que su conducta era "muy agresiva". Según sus testimonios, el detenido llegó profiriendo insultos a los agentes y amenazándoles, y se negó a cooperar durante el cacheo. Cuando le fueron a registrar, dio un "manotazo" a uno de los mossos y le lanzó una patada que sólo le rozó una rodilla, momento en que los agentes se abalanzaron sobre él para reducirle. La víctima ha negado estos hechos.

El día de autos el detenido sufrió un traumatismo craneoencefálico, pérdida de conciencia, contusión nasal, relajación de esfínter anal y hematomas en los ojos y por todo el cuerpo, por lo que tuvo que estar más de dos semanas de baja.

Los agentes, según la Fiscalía, "en un intento de encubrir su delictiva actuación", redactaron un nuevo atestado en el que hicieron constar que el detenido mantuvo en la sala de registros una actitud "agresiva, provocadora y amenazadora", por lo que le imputaron otro delito de atentado diferente del inicial, "todas ellas imputaciones falsas", según la Fiscalía.

El caso fue difundido públicamente después de que la unidad de asuntos internos de la policía catalana recibiera varias denuncias por agresiones en la sala de cacheos de Les Corts. La unidad decidió colocar una cámara oculta, gracias a la que se descubrieron éste y otros casos de maltratos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento