Echar sal al café: el truco de un experto para que sepa mejor

No es lo más recomendable empezar con esta popular bebida, ya que puede contribuir a acelerar tu sistema nervioso y deteriorar el digestivo.
La sal puede amplificar el sabor dulce.
Pixabay/eliasfalla

Levantarse por las mañanas, ir a la cocina y preparar café para desayunar. Este es uno de los hábitos más habituales entre la población, pero ¿es posible mejorar su sabor añadiendo un poco de sal? Esta es una pregunta a la que el empresario y especialista en café, James Hoffman, trata de dar respuesta en un vídeo publicado en su canal oficial de YouTube.

Como explica Hoffman, el salado es considerado como uno de los cinco sabores básicos que se detectan en las papilas gustativas, junto con el dulce, el amargo, el ácido o agrio y el umami. Debido a que la lengua tiene multitud de receptores gustativos y de que los sabores interactúan creando efectos sinérgicos "la salinidad puede amplificar la dulzura y también puede mitigar o reducir el amargor", indica. 

La sal puede hacer que el sabor del café sea más agradable

"Uno de los placeres del café es que, cuando es bueno, tiene el punto correcto de amargura, como la cerveza o el chocolate. Algo de sabor amargo es muy agradable cuando está equilibrado correctamente con dulzura y algo de acidez", explica James Hoffman en el vídeo. 

En este sentido, la sal tiene la capacidad de impactar en diferentes tipos de sabores amargos y puede ser "nuestra amiga" e incluirla en el café. Así, el experto destaca que podríamos considerar este compuesto como un aditivo, como ocurre con el azúcar, la leche o la nada. "Podría hacer que la bebida sea más apetecible, aunque la cambiará". Además, hay que tener en cuenta que el umbral de detección de la salinidad "no es universal" y será diferente en cada persona.

Por ello, en el vídeo realiza una prueba añadiendo un poco de sal en un café sobreextraído. Al ingerir el café sin sal, el experto destaca que "no es muy bueno", mientras que al introducir 0,1 gramos de sal diluidos en 200 mililitros de café lo nota mejor pero demasiado salado para su gusto.

Después, el especialista prueba a dosificar con sal una taza de café instantáneo para comprobar qué cantidad se necesita para que adquiera un buen sabor. Así, introduce cerca de 0,6 gramos diluidos de sal que acaban reduciendo su percepción de amargor. "El sabor es el mismo", detalla, pero la sal mejora la amargura. 

Según la prueba realizada por James Hoffman, añadir un poco de sal a un café más económico o de menos calidad puede hacer que sea menos amargo y más agradable, mientras que en un café de más calidad puede que no resulte tan necesario. En cualquier caso, el experto asegura que "puede ser un cambio sorprendente e interesante" e invita a probar para comprender mejor cómo funciona el sentido del gusto en cada persona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento