El vicepresidente del Govern y expresidente d'ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, que el jueves renunció a repetir como candidato a la presidencia de la Generalitat en favor de Joan Puigcercós, ha afirmado que se ha superado la fase de las luchas internas en el partido.

Era insólito que ERC contribuyera a incrementar los problemas del país

Me siento liberado""No tendría sentido que sin ser el presidente (del partido) quisiera ser candidato, llevando a ERC a una guerra absurda", ha dicho Carod, en una entrevista en TV-3. El resultado, ha afirmado, habría sido una imagen de división del partido con la que no se podría haber afrontado unas elecciones.

"Tuve la convicción de que hacía lo que había de hacer, ayer quedé satisfecho conmigo mismo. Era insólito que ERC contribuyera a incrementar los problemas del país. Me siento liberado", ha afirmado Carod, quien ha añadido que seguirá mientras lo deseen los militantes: "Yo no tiro ninguna toalla. Tirar la toalla sería irme a casa y yo me quedo aquí". También ha avanzado que la presidencia del Parlament no es su "lugar".

Nadie puede ser un pianista que toque todas las teclas

Carod ha dicho que ERC "no se merece" ser noticia por sus conflictos internos y que adoptó la decisión de renunciar el pasado verano. Las conversaciones con amigos y la lectura sobre los procesos de soberanismo (sobre los que prepara un libro) le ayudaron a decidirse. "Aprendes que nadie puede ser un pianista que toque todas las teclas", ha explicado en la entrevista.

Tirar la toalla sería irme a casa y yo me quedo aquí

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha asegurado que la renuncia de Carod es una muestra de "la responsabilidad y la madurez" de este político y ha rechazado que haya planteado contrapartidas.