El presidente de la Audiencia Provincial de Almería, Benito Gálvez, ha dicho que el asesinato de un homosexual en Adra (Almería) por parte de su ex marido no puede tramitarse como un caso de violencia de género, algo que ocurriría en cambio si la pareja hubiera estado compuesta por mujeres.

La alcaldesa de Adra ha instado a la equiparación de las víctimas en materia de violencia sexista 

Gálvez ha considerado que, a efectos legales, este caso no podría tramitarse por un juzgado específico de violencia de género.

El asunto se enjuiciaría como un delito ordinario contra la vida, según ha opinado antes de apuntar que este crimen merecería no obstante un estudio profundo que señalara la vía judicial más adecuada para su tramitación.

A preguntas de los periodistas, ha opinado que esta situación no se reproduciría en el supuesto de un matrimonio formado por lesbianas, del que se encargaría a su entender un juzgado especializado en violencia de género.

Desde Adra, localidad en que se produjo el crimen, su alcaldesa, María del Carmen Crespo (PP), ha advertido de las "insuficiencias" de la norma, por lo que ha instado a la equiparación de las víctimas en materia de violencia sexista.