Lo que dicen los expertos de la erección por Covid: "Los genitales masculinos son vasculares, no están exentos de trombo"

Un médico de Urgencias del Hospital Pío del Rio Hortega de Valladolid observa el monitor de uno de los pacientes ingresados por Covid-19.
Un médico de Urgencias del Hospital Pío del Rio Hortega de Valladolid observa el monitor de uno de los pacientes ingresados por covid-19.
Nacho Gallego / EFE

El priapismo, una erección anormalmente prolongada y no relacionada con el estímulo sexual, está siendo estudiado como un nuevo síntoma del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 después de que dos pacientes, ambos de más de 60 años, presentaran esta patología durante su ingreso en cuidados intensivos a consecuencia de la covid-19. Uno falleció y otro se salvó. En España, de momento, no se ha detectado ningún caso y dada la pequeña cantidad de diagnósticos en pacientes positivos en covid, "es muy improbable, pero no se puede descartar" como síntoma del nuevo coronavirus, que afecta en sus cuadros más graves problemas de coagulación.

Así lo afirma el secretario general de la Asociación Española de Urología (AEU), el doctor Venancio Chantada. "Es muy improbable, pero no se puede descartar si no tienen antecedentes de enfermedades tumorales, hematológicas o de traumatismos". En cualquier caso, "si a las dos horas la erección no remite, hay que ir al médico o a urgencias", advierte, pues cuantas más horas se tarde en acudir a un centro sanitario -preferiblemente con servicio de urología-, más problemas habrá para recuperar la erección posteriormente.

El también jefe del servicio de Urología del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) asegura que en lo que va de año no han tenido ningún caso de paciente covid con prapismo y que tampoco se notificó ninguno durante la I Reunión Nacional Virtual del Grupo de Andrología y del Grupo de Cirugía Reconstructiva Urológica, organizado por la AEU a principios de febrero. "No hubo ninguna comunicación en este sentido. Si se hubiera producido, habría sido algo de impacto", reconoce.

Tampoco en el Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, consultado por 20minutos, han detectado ningún caso. "No se conoce ningún caso descrito en España", abundan.

El especialista en andrología explica que la incidencia de prapismo en pacientes covid es "bajísima" (de momento se han estudiado dos casos y en todo el mundo hay ya 117 millones de personas contagiadas), si bien reconoce que "en estos momentos cualquier patología de paciente covid se estudia". 

El SARS-CoV-2 causa en algunos pacientes cuadros graves propiciados por tromoembolismos, coagulaciones de la sangre que puede afectar a los pulmones o al corazón con consecuencias fatales. Dado que, explica Chantada, "el aparato genital masculino es muy activo desde el punto de vista vascular, no está exento" de sufrir trombosis o coagulaciones. 

Por ello, los especialistas recomiendan acudir a urgencias si se detecta una erección prolongada no estimulada por el deseo sexual que no desaparece pasadas "entre dos y cuatro horas", pues, de lo contrario, "se pueden formar coágulos" y puede causar daños irreversibles sobre el tejido eréctil.

Tratamiento

Ante un caso de prapismo, el personal sanitario ha de drenar la sangre, lavar con suero fisiológico y administrar fármacos para reactivar el riego sanguíneo, expone el doctor Venancio Chantada.

Esta patología puede aparecer en pacientes con enfermedades tumorales, hematológicas o con traumatismos. También se han dado casos, pero han sido "muy infrecuentes", en los que se diagnosticaba después inyectar fármacos en el pene a varones con problemas de erección, pero esto se practicaba "antes de 1998", es decir, antes de la salida al mercado de Viagra (de Pfizer). "Una de las complicaciones muy infrecuentes (de dicho tratamiento) era el desarrollo de priapismo", apunta el urólogo.

Desde la Asociación Española de Urología señalan que existen dos tipos de priapismo: el isquémico (veno-oclusivo o de bajo flujo), que se produce cuando la sangre queda atrapada en el pene y supone casi el 95% de los casos -"es una erección persistente, que presenta dolor y máxima rigidez, caracterizada clínicamente por un flujo sanguíneo cavernoso escaso o nulo", agrega el doctor Romero-Otero; y el no isquémico (arterial o de alto flujo), que es mucho menos frecuente y está provocado por un flujo sanguíneo cavernoso no controlado. En este caso, generalmente, no es doloroso.

Los dos casos de pacientes de covid

Hasta el momento, los dos casos analizados se han publicado en The American Journal of Emergency Medicine

El primer caso fue tratado en el Centro Hospitalario de Versalles (Francia): un varón de 62 años que superó la enfermedad en julio de 2020. El equipo médico que le trató describe este caso de priapismo "como complicación tromboembólica en un paciente con covid-19 que se recuperó del síndrome de dificultad respiratoria aguda. Discutimos los mecanismos fisiopatológicos subyacentes relacionados principalmente con un estado de hipercoagulabilidad", explican en el artículo. 

"Con el fin de disminuir la erección, los médicos drenaron la sangre del pene, encontrando 'coágulos de sangre oscura' que, tal y como concluyeron, eran el resultado de la trombosis inducida por el coronavirus, pues no hallaron causa alternativa de priapismo en el paciente", comenta el director del departamento de Urología de HM Hospitales en Madrid, Javier Romero-Otero, en su página web.

El segundo caso, sin embargo, no logró sobrevivir. Detectado en un hombre de 69 años con obesidad, en Miami (EE UU), también se asocia a una "complicación tromboembólica del covid-19 grave".

Si bien las complicaciones troboembólicas son "frecuentes" en pacientes con covid-19, el doctor Chantada recuerda que todavía es muy escasa la evidencia científica sobre los priapismos descritos en pacientes positivos en SARS-CoV-2. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento