Filariosis canina, qué síntomas provoca y cómo prevenirla y tratarla

  • La filariosis canina es una enfermedad parasitaria que afecta especialmente al corazón y que, de no detectarse y tratarse 
  • ​La filariosos se transmite a través de la picadura de un mosquito y es más fácil prevenirlas que tratarla. 
Imagen de archivo de un perro.
Imagen de archivo de un perro.
PIXABAY

Conocida como la ‘enfermedad del gusano en el corazón’, la filariasis canina es una patología causada por un parásito que se instala en este órgano y que, de no tratarse pronto, podría causar la muerte del animal.

Aunque puede ocasionalmente afectar a gatos, es a los canes a los que afecta más especialmente, especialmente a perros machos, a los que viven más en exteriores y algunas razas, como Pastor Alsaciano, Pointer, Setter, Beagle, o Bóxer”. Además, se trata de una enfermedad que está aumentado en España, especialmente en zonas cálidas y húmedas, con pantanos… como las Islas Canarias, el Levante, el Sur y la zona de Extremadura. La isla de Menorca, por ejemplo, es una de las más afectadas por esta enfermedad, con una incidencia superior al 20%.

¿Qué es y cómo se transmite la filariosis?

La filariosis es una enfermedad provocada por un parásito, el Dirofilaria Immitis. Este parásito se introduce en el organismo del perro a través de un vector, en este caso, los mosquitos, concretamente algunos como especies de los géneros Culex y Aedes. El insecto, tras haber picado a un perro infectado, pica a otro animal e introduce en su piel las larvas, y de ahí al torrente sanguíneo, que las disemina varios órganos hasta a las arterias pulmonares y, finalmente, al corazón. En este órgano -aunque también puede afectar a los riñones o al hígado- las larvas maduran y se convierten en gusanos adultos de hasta 20 centímetros provocando daños, como inflamación, taponamientos o trombosis, lo que pone en grave riesgo la vida del animal.

La filariasis suele presentar síntomas muy tarde, cuando ya está muy afectada, e incluso provocar la muerte sin apenas haber ocasionado síntomas. Aun así, los más comunes son:

Los síntomas que aparecen en la filariosis canina son tardíos de modo que en el momento del diagnóstico la infección ya esté ampliamente extendida. Entre los síntomas habituales encontramos los siguientes:

•Tos leve y crónica

•Dificultad para respirar

•Fatiga y apatía

•Falta de apetito

•Pérdida de peso

¿Cómo se trata, hay cura para la filariosis?

Para que el tratamiento de la filariosis sea efectivo hay que tratar al perro cuando la enfermedad no está muy avanzada, algo complicado debido a que los síntomas tardan en manifestarse. Aun así, hay tratamientos que pueden ser efectivos.

El más común son unas inyecciones antiparasitarias que acaban con las larvas e impide que maduren en el corazón. Además, se deberá combinar con un tratamiento adulticida, es decir, que mate los parásitos maduros. Estos últimos son especialmente agresivo para el animal, por lo que antes de administrarlos hay que hacer un exhaustivo chequeo al perro para determinar el estado de sus órganos, especialmente el riñón, pues son nefrotóxicos. Si la carga parasitaria es muy elevada, en algunos casos será necesaria una intervención quirúrgica para extraer las filarias.

Si el tratamiento funciona, durará unas tres semanas y, posteriormente, el animal deberá someterse a revisiones para confirmar que se ha acabado con todos los parásitos.

Actualmente, se está probando nuevos tratamientos a base de doxiciclina e ivermectina, que están siendo muy eficaces, tanto en cuanto a los resultados, como en el tiempo de recuperación del perro, como afirman en Diario Veterinario y Affinity Petcare

Mejor prevenir

Debido a que el tratamiento puede ser muy agresivo, y no tan eficaz como cabría esperar si la filariosis está muy avanzada, prevenir es la mejor opción. Esa prevención se da en dos frentes:

1.Desparasitación. Para acabar con los posibles parásitos que habiten en nuestro can, debemos desparasitarlo regularmente. Son fármacos que se administrar vía oral mensualmente o una inyección anual, por ejemplo, la milbemicina oxima

2.Prevención de las picaduras de insectos. Especialmente en zonas de riesgo, para evitar que los mosquitos piquen a nuestro can podemos aplicar repelentes, evitar pasear a por zonas en las que haya ríos, lagos o agua estancada, especialmente al anochecer; y usar mosquiteras en casa. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento