La Comunitat Valenciana fue la última autonomía de España en crecimiento económico en 2008, ya que su Producto Interior Bruto (PIB) aumentó un 0,5%, frente al 1,2% de media nacional, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato es doblemente malo, ya que deja a la economía valenciana por detrás de regiones como Andalucía y Castilla-La Macha, e incluso por debajo de la media europea, cuyo crecimiento se situó en el 0,9%. En el otro lado de la balanza, la comunidad más dinámica fue el País Vasco, con un 2,1% de subida.

La evolución de la Comunitat fue algo más positiva en el periodo 2000-2008, pero sigue en los últimos puestos.

Peor al final del año

El débil crecimiento registrado en 2008 se debe a los datos negativos de los dos últimos trimestres del año, cuando el impacto de la crisis era ya notable, según se desprende de los datos de contabilidad regional.

Además, la renta per cápita de los valencianos se situó 2.552 euros por debajo de lo que ha sido la media nacional (24.020), aunque subió ligeramente respecto al año anterior.

La renta per cápita fue inferior a la de la Unión Europea, que alcanzó los 25.100 euros

Este dato de los españoles fue, a su vez, inferior a la de la Unión Europea de los 27, que alcanzó los 25.100 euros, según el informe hecho público ayer por el INE.

Por si fuera poco halagüeño el balance de la crisis en la Comunitat, los concursos de acreedores (la antigua suspensión de pagos de empresas) declarados durante el mes de febrero en la Comunitat Valenciana ascendieron a 58, lo que supone que se han disparado el 81% en comparación con el mismo mes del ejercicio anterior, según el informe elaborado por Axesor.

La construcción sigue siendo el sector de actividad más afectado por la recesión en los últimos trimestres.

Los comedores sociales, llenos

La Conselleria de Bienestar Social informó ayer de que se ha incrementado en un 60% el número de usuarios de los comedores sociales respecto al año pasado y se prestan servicios de manutención a unas 5.000 personas mayores al día, tanto en sus domicilios como en los comedores. "La crisis actual ha disparado la demanda de este tipo de servicios", explicó el vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino. Los demandantes pertenecen a "un sector de población que ha visto cómo su poder adquisitivo disminuye de forma preocupante", añadió.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA