El Ministerio Fiscal ha solicitado una pena de 3 años de prisión para R.M.C. y otros tres años para R.M.S. por agredir a cuatro policías nacionales que iban a multar al hijo del primero, menor de edad, que se encontraba fumando un porro de hachís en vía pública.

El hombre comenzó a gritar y a amenazar a los policías cuando vio que querían multar a su hijo

En su calificación provisional, el fiscal señala que los hechos ocurrieron sobre las 16.20 horas del 16 de septiembre de 2007 cuando el propio R.M.C. avisó a los agentes para que localizaran a una persona que supuestamente había efectuado unos disparos.

Cuando los policías se personaron en el lugar, advirtieron que un menor, que resultó ser el hijo de R.M.C., se encontraba fumando un porro de hachís, por lo que le informaron que le iban a denunciar, momento en el que el acusado comenzó a gritar y a amenazarles.

Además, el acusado le quitó a uno de los agentes unas gafas de sol que llevaba en un bolsillo de su camisa, rompiéndolas y tirándolas al suelo, tras lo que se abalanzó sobre otro agente propinándole varios puñetazos y patadas, por lo que los policías procedieron a su detención.

Mientras esto ocurría, el otro acusado, R.M.S., se abalanzó sobre un policía nacional propinándole varios puñetazos por lo que otro agente intervino para prestarle auxilio, siendo agredido también por el acusado, que le propinó dos puñetazos.

Por todo ello, el fiscal ha solicitado una pena de tres años de prisión para R.M.C. por un delito de atentado, dos meses de multa con una cuota diaria de 15 euros por dos faltas de lesiones y 20 días de multa con una cuota de 15 euros diarios por una falta de daños.

Por su parte, para R.M.S. ha solicitado 3 años de prisión por un delito de atentado y dos meses de multa con una cuota diaria de 15 euros por tres faltas de lesiones.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA