Autobuses
Varios autobuses urbanos aparcados en unas cocheras, en una imagen de archivo. 20MINUTOS.ES

En Oslo los autobuses de la ciudad se moverán gracias a las heces de sus habitantes. Será a partir del próximo mes de septiembre y con ello se pretende que la capital noruega se convierta en una de las ciudades "más sostenibles" del mundo, ha dicho Ole Jacob Johansen, uno de los responsables del proyecto. Es otra medida más propuesta en Noruega para que el país sea neutral en sus emisiones de CO2 para el año 2050.

Esta prueba se aplicará a 80 autobuses de Oslo

La novedosa iniciativa pretende reducir las emisiones de dióxido de carbono en Oslo. Para ello, gracias a las contribuciones totalmente anónimas, se tratarán las heces en dos plantas que usarán el biometano de las deposiciones para que sirva de combustible a los vehículos. Por supuesto, antes se aplicará en el biometano elementos químicos que reduzcan los malos olores.

De momento, se espera que esta prueba se aplique a 80 autobuses de Oslo. Si tiene éxito, se extenderá al resto de autobuses de la ciudad (cerca de 400).

El plan noruego no es del todo nuevo. Por ejemplo, en California (EE UU) ya existe una planta que genera metano gracias a las heces de las vacas.