Lápiz
Lapicero que indica que tiene el mismo nivel de dureza que oscuridad. ARCHIVO
Cuando acudimos a una papelería y pedimos un lapicero del 2H o HB, ¿qué estamos pidiendo exactamente? ¿Qué características tiene ese lápiz en función de esa nomenclatura?

Las letras que acompañan a los lapiceros son la H y la B. La primera hace referencia a la
dureza (H de ‘hard', que significa ‘duro' en inglés) y su oscuridad en el trazo (B de ‘black', que es ‘negro' en inglés).

De esta manera obtenemos unos niveles de dureza y oscuridad que se combinan y que serán más o menos útiles, en función de quién y para qué emplee el lapicero.

Un lápiz está formado por una barra fina de grafito, tal y como explican en Sabercurioso, que se mezcla en distintas proporciones con arcilla y que se recubre de madera. El trazo es diferente en función de esa mezcla de grafito y arcilla.

A mayor dureza (más arcilla y menos grafito) más claridad y viceversa. Cuanto más alto nivel de H o B, mayor será el número que acompañe a estas letras en el borde del lapicero que así lo indique.

Si la H (dureza) es alta, el trazo es más claro, nítido y no mancha tanto el papel o el soporte empleado, aunque deja más marca sobre la superficie usada. En el caso contrario, si la B (oscuridad) es más alta, el trazo es más suave y permite jugar más con las tonalidades oscuras, por ejemplo, difuminar el trazado. El segundo caso es el elegido en el dibujo artístico.

Si bien, lo más corriente es optar por un HB, que es aquel que combina a partes iguales dureza y oscuridad.

Los lapiceros de niveles más altos de grafito llegan a contener hasta un 90% de este material, mientras que los de mayor dureza (ej. Un 9H no llegan apenas al 40 % de grafito).