arafat yaser
Yaser Arafat en 2001 (EFE). EFE

Esta hipótesis aparece en el libro La séptima guerra, redactado por los periodistas Amós Harel, del diario Haaretz, y Avi Isajárov, corresponsal de asuntos palestinos de la radio pública, que aparecerá la semana próxima en hebreo.

El diario señala que el informe médico, entregado a la viuda de Arafat, Suha, y al ministro palestino de Exteriores Naser al Quidua, sobrino de Arafat, no disipa el misterio en torno de las causas que produjeron la muerte del líder palestino a los 75 años.

Los médicos se limitan a indicar que la causa última del deceso fue una hemorragia cerebral masiva pero, agregan en el documento, que "el resultado de una discusión entre expertos muestra que es imposible precisar una causa que pueda explicar la combinación de síntomas que llevaron a la muerte del paciente".

El doctor personal de Arafat, Ashraf al-Kurdi, dice conocer a médicos franceses que le confiaron haber hallado el virus del SIDA en la sangre del líder palestino
El rotativo de Tel Aviv señala que en el libro, el doctor personal de Arafat, Ashraf al-Kurdi, dice conocer a médicos franceses que le confiaron haber hallado el virus del SIDA en la sangre del líder palestino, pero se niega a proporcionar a los autores los nombres.

Según Al-Kurdi, el virus del SIDA le fue inyectado a Arafat para ocultar las huellas de un envenenamiento, la causa de su muerte.

También dos coroneles palestinos, el actual ministro de Asuntos Civiles de la ANP, Mohamed Dahlán, y Mohamed Yibril, asesor del presidente Mahmud Abás en asuntos de seguridad, dijeron a los periodistas estar convencidos de que Israel lo envenenó.

Yibril y Dahlán coincidieron en informar a los autores de que Arafat no tomaba precauciones y que pudo ser fácilmente envenenado pues cogía caramelos que le obsequiaban sus visitantes, y también medicinas, que consumía sin supervisión médica.

El informe francés dice que no se descubrieron huellas de un envenenamiento en el organismo de Arafat, evacuado de urgencia desde "La Mukata" de Ramala a París, vía Jordania. Pero, aclara, los exámenes no incluyeron el chequeo de todos los tipos de venenos.

El primer ministro israelí, Ariel Sharón, afirma en un comunicado oficial que esas sospechas "son insensatas", y agrega que "esas alegaciones ya fueron investigadas en el pasado, y se encontró que eran falsas".

El profesor Gil Lugassi, presidente de la Asociación de Hematólogos de Israel, que leyó el informe de los médicos franceses, indicó a los periodistas que los síntomas descritos pueden ser típicos de los que presentaría un enfermo de SIDA.

"Una infección que comienza en el aparato digestivo y que degenera tan rápidamente en el fracaso del sistema de la coagulación es típico del SIDA", explicó el catedrático. "Lo que es simplemente inaceptable y parece muy confuso es la absoluta omisión de la posibilidad de que el Sida pudiera haber sido la causa.

El informe (del hospital Percy) menciona el examen de decenas de enfermedades y de bacterias pero no hay evidencia de que lo hubieran sometido a un análisis para ver si portaba ese virus". opina Lugassi