"Lloramos los dos cuando me la pusieron encima".

Arantxa Sánchez Vicario explicaba de esta forma la emoción que sintieron su marido, Josep Santacana, y ella cuando nació su hija.

Lloramos los dos cuando me la pusieron encima

La pequeña vino al mundo el pasado viernes  por cesárea.

Una semana después, la pareja, visiblemente emocionada, la presentaba a la prensa.

Durante la sesión, los nuevos papás no dejaban de mirar a su niña, que aguantó su primer posado muy tranquila.

"Es muy difícil decribir las sensaciones que produce tener un hijo, creo que eso sólo se puede entender si eres madre", declaró la ex campeona de Roland Garrós.

Y les ha gustado tanto la experiencia, que no descartan tener más hijos.

Por su parte, el padre no dejó de sonreír y explicó, orgulloso, que la niña "es estupenda, se porta muy bien, espero que cuando llegue a casa sea lo mismo".

No dijo quienes serían los padrinos de la recién nacida, porque aún no lo habían decidido. Sí desveló, sin embargo, su nombre: Arantxa, como su mamá.