El actor cómico y director teatral Pepe Rubianes ha muerto esta mañana en su casa de Barcelona, a los 61 años de edad, a consecuencia de una larga enfermedad, según han informado a Efe fuentes de su productora. Según expreso deseo de la familia el sepelio tendrá lugar en la más estricta intimidad.

El actor y director teatral, conocido sobre todo por sus irónicos monólogos que en varias ocasiones llevó a los escenarios, es de origen gallego pero vivió casi toda su vida en Barcelona, donde también desarrolló la mayor parte de su carrera profesional.

En abril del año pasado Rubianes anunció que dejaba la obra de teatro La Sonrisa Etíope que estaba interpretando para recuperarse de un cáncer de pulmón que le habían diagnosticado.

Más allá de su abundante currículo como actor, en el que destacan su participación en Operación Ubú de Els Joglars a comienzos de los ochenta, su pertenencia a la compañía Dagoll Dagom o su papel protagonista en la serie de televisión Makinavaja en los noventa, en los últimos años ha sido más conocido por sus polémicas declaraciones, entre las que destacan las que en enero de 2006 hiciese en un programa de la televisión pública catalana. 

La última intervención artística pública del actor fue en julio pasado

La última intervención artística pública del actor fue en julio pasado cuando prestó su voz al personaje de "Dios" en el musical "Monthy Python's Spamalot" de la compañía Tricicle.

Con anterioridad llevó por toda España Lorca eran todos, un montaje teatral creado y dirigido por él mismo con el que rendía homenaje a Federico García Lorca y a los desaparecidos en la Guerra Civil y repasaba los últimos meses de vida del poeta granadino.

Rubianes debutó en el teatro profesional con Dagoll Dagom en los musicales No hablaré en clase y Antaviana, participó en la Operación Ubú, con Els Joglars y en 1982 emprendió carrera en solitario alcanzando gran éxito y permanencia en el escenario con Rubianes, solamente en 1997.

La capilla ardiente del actor  se ha instalado a las 18:00 horas en el tanatorio Sancho de Dávila, y permanecerá abierta hasta las 22:00 horas. El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha calificado de "gran pérdida para la cultura y para el país" el fallecimiento de Rubianes.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha lamentado la pérdida de "una de las grandes figuras del humor inteligente" un cómico, ha dicho, con "una especial sensibilidad.