Sunninghill
Aspecto de uno de los estanques de Sunninghill (a la izda.) y los duques de York, en una foto de archivo (Fuente: This is London). This is London

Sunninghill, la residencia donde el príncipe Andrés de Inglaterra vivía junto a la duquesa de York, Fergie, en los tiempos en los que ambos seguían unidos, está destrozada, según denuncia con un amplio reportaje fotográfico el diario Daily Mail.

El príncipe Andrew se desprendió de la casa, situada entre Ascot y el Parque Windsor, en septiembre de 2007, cinco años después de haberla puesto a la venta y a cambio de 15 millones de libras (unos 19 millones de euros), tres más del precio inicial.

La casa está abandonada y su supuesto dueño no reconoce su propiedad
El comprador habría sido un importante y misterioso magnate de Kazajistán, Kenes Rakishev, de 29 años y con quien el duque de York mantendría una buena relación, según divulgó entonces The Sunday Times. 

Sin embargo, la casa no ha vuelto a estar habitada desde esa fecha a juzgar por las fotografías, su deterioro es patente y su supuesto propietario niega que la residencia le pertenezca.

En las imágenes se puede contemplar como las piscinas están cubiertas de musgo y algas, hay grietas en los techos y basura por los alrededores. Las verjas están oxidadas, y hay maderas y piedras caídas aquí y allá.

La residencia fue un regalo de bodas de la reina al príncipe Andrés por su matrimonio en 1986 con Sarah Ferguson, y su construcción es la misma que la de Southfork, la famosa mansión de la familia Ewing de Dallas.

Buckingham Palace asegura que no hubo nada extraño en la transacción del príncipe Andrés, mientras la prensa británica sigue especulando sobre una venta que superó el precio fijado y a cuyo dueño parece que se le ha tragado la tierra.