Imagen de un local berlinés decorado con sillas del modelo 214.
Imagen de un local berlinés decorado con sillas del modelo 214. EFE EFE

La legendaria "Número 214" de Thonet, más conocida como la "silla de las sillas", la primera que fue reproducida en serie, revolucionó la industria del diseño de muebles y vistió cafés, teatros y millones de hogares de todo el mundo, celebra su 150 cumpleaños manteniéndose líder en el mercado.

Para conmemorar el nacimiento de la clásica silla de madera maciza, Thonet tiene previstas a lo largo del año numerosas exposiciones y publicaciones, e incluso pretende lanzar una versión infantil de su 214, según ha explicado a Efe la empresa.

En 1859, el ebanista y constructor de muebles alemán Michael Thonet descubrió una nueva forma de trabajar la madera, que consistía en exponer láminas de madera impregnadas de cola al vapor.

Thonet patentó la técnica del curvado de madera, que revolucionó el diseño de muebles

El calor y la humedad generados conseguían deformar la madera, hasta el punto de obtener una masa compacta, elástica y flexible, que posteriormente podría modelarse a gusto de cada uno, simplemente ejerciendo presión.

Con este descubrimiento, Thonet (1796-1871) no sólo revolucionó el diseño de muebles, sino que también se hizo famoso por crear la técnica del curvado de madera, por la que obtuvo una primera patente en 1841.

Thonet no se imaginaba que su invento daría lugar a la primera silla producida en serie de la historia

Lo que el señor Thonet nunca imaginó es que, mientras que su modelo "Número 1" recibía ovaciones por todas las ferias internacionales, su invento se convertiría en la primera silla reproducida en serie de toda la historia, con una producción continuada, que supera hoy los 50 millones de ejemplares.

Cobró protagonismo en los escenarios de teatro y de cine, como elemento imprescindible de los cafés parisinos y berlineses de principios de los años 30, e incluso ha sido objeto de libros.

De esta forma, cafés y restaurantes fueron aligerando y adquiriendo una apariencia menos pomposa y opulenta.

Hasta la aparición de esta silla, la clase acomodada era la única que tenía el privilegio de sentarse en sillas

La aparición de la Thonet marcó un antes y un después en la historia de las clases sociales, al ser la primera silla específicamente diseñada para atraer a las masas y con un precio asequible para la burguesía incipiente de toda Europa.

Hasta su nacimiento, la clase acomodada era la única que tenía el privilegio de sentarse en sillas, pero con el triunfo de las industrias culturales y la mercantilización del arte, surgió la producción en serie.

Hoy, la empresa Thonet está capitaneada por la quinta generación de la familia y tiene su sede en Frankenberg, al norte de Hesse (centro de Alemania).