El juez ha elevado a 37 personas los encausados en una investigación que se extiende a Madrid, Sevilla y Valencia. Entre ellos está también el ex alcalde de Majadahonda del PP y gerente del Mercado de arte Puerta de Toledo, Guillermo Ortega, que dimitió ayer de su cargo, añadieron las fuentes.

González Panero hizo efectiva su dimisión como alcalde de Boadilla a última hora de la mañana pero mantuvo el acta de concejal, y dijo que se siente víctima de un linchamiento político.

'Si yo me mantenía en el cargo a pesar de que absolutamente no hay nada contra mí, lo que puede ser una simple imputación es algo que va precisamente en mi derecho, que pedí ayer, de poder declarar. Pero sí es cierto que se estaba causando un perjuicio al municipio', dijo González Panero en rueda de prensa.

Los detenidos - empresarios e intermediarios que no son militantes del PP pero hablaban en nombre del partido - y los imputados en la denominada 'Operación Gürtel' (correa en alemán) están acusados de blanqueo de dinero, cohecho, tráfico de influencias y fraude fiscal, dijeron las fuentes.

El juez les va a tomar declaración desde mañana hasta el 5 de marzo.

El PP ha asegurado hasta ahora que la única relación que su partido tiene con esta operación es que habían contratado ciertos servicios a una empresa investigada.

La presunta trama de corrupción de Boadilla también desencadenó ayer la dimisión del consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, por su supuesta relación con el considerado cabecilla de la red Francisco Correa, conocido en ciertos círculos como 'el conseguidor'.

No obstante, López Viejo no está imputado en la lista de encausados de Garzón.

Entre los otros imputados están el ex secretario de organización del PP en Galicia, Pablo Crespo; el ex consejero de Repsol-YPF Ramón Blanco, y el responsable de la empresa Orange Market en Valencia, Álvaro Pérez, dijeron fuentes judiciales.

Los dirigentes del PP han denunciado que hay una campaña de acoso y derribo contra su formación y se han quejado ante el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado por la filtración a los medios de comunicación de un sumario secreto, que Garzón decidió levantar hoy parcialmente y cuya filtración va a investigar por separado.

'Me parece verdaderamente escandaloso la campaña de desprestigio emprendida contra el Partido Popular y la utilización de las instituciones, las filtraciones, todo ello me parece vergonzoso. (...) Y de ella tendrán que responder quienes están impulsándola', dijo Esperanza Aguirre a los periodistas.