Ruinas de Arroyomolinos
Yacimiento con ruinas romanas, en este caso en Arroyomolinos. ARCHIVO

El patrimonio de Madrid está en peligro de extinción. Poco queda ya del paso de los romanos, visigodos y árabes. "La voracidad del urbanismo y la desidia de la Comunidad y los municipios lo destruyen todo", lamenta Santiago Martín, de Ecologistas en Acción.

Una decena de yacimientos han sido destruidos o corren riesgo de desaparecer y el patrimonio que corre peligro de desaparecer está más que identificado:

  • Felipe II pierde sus jardines: Calle 30 dañó parte de los jardines renacentistas de Felipe II en la Casa de Campo. Ahora, Madrid Río amenaza el Palacete de los Vargas, cerca de Puerta del Rey.
  • Prehistoria en el Manzanares: La ribera del río en Arganzuela esconde restos prehistóricos, romanos y árabes. Parte de ellos se conservan, pero Gallardón destrozó muchos con los túneles de la M-30. 
  • Ruinas salvadas por la crisis: Valdemoro iba a construir un polígono industrial sobre ruinas romanas, pero la falta de dinero ha parado el plan.
  • La posada de Felipe II, rodeada de pisos: La finca de Monasterio, en San Lorenzo de El Escorial, conserva una casa-posada de Felipe II. Un plan urbanístico prevé construir 7.000 pisos. El Ayuntamiento dice que hará una zona verde para proteger la casa.
  • Visigodos enterrados por la Warner:  El parking del parque Warner engulló el mayor yacimiento visigodo de la región, en S. Martín de la Vega.
  • Autopista sobre las ruinas: Una necrópolis visigoda y una villa romana descansaban en Villaviciosa hasta que la M-501 pasó por encima de ellas.
  • Actos vandálicos en la ciudad árabe:  En pleno campo de Villaviciosa yacen abandonados y semienterrados arcos, aljibes y murallas de la ciudad árabe de Kalatalifa, expuesta al vandalismo y el saqueo.
  • Destrucción con impunidad: La ampliación de la M-507 al salir de Villamanta destruyó ruinas romanas sin que nadie lo denunciara.
  • Adosados junto a la villa romana: En Arroyomolinos ya se han perdido muchos restos romanos. Todavía se pueden salvar varias villas con restos de actividad textil, aunque están amenazadas por los pisos y un centro comercial.
  • El palacio pierde su huerta: Prevén un centro comercial en la huerta del palacio de Nuevo Baztán (s. XVIII. El trazado histórico de calles se alterará.
  • Adiós al canal: Los puentes del Canal de Cabarrús (s. XVIII) pueden ser arrasados por pisos en Torremocha.