Crítica de discos de febrero

Julio Ruiz selecciona para Calle20 los mejores lanzamientos del mes de marzo
The Lucksmiths
The Lucksmiths
Archivo

THE LUCKSMITHS. FIRST FROST.

lukcsmiths

Sale la media que indica que hacen los deberes. Década y media componiendo himnos y once discos publicados, aunque los fans se empezaran a impacientar porque querían la sucesión de Warmer corners (hace tres años pusieron la cima de su trabajo) y apenas calmaron anhelos del seguidor haciendo una excelente recopilación de caras B y fetiches. ¿Variaciones? Pocas, porque los ingredientes que manejan los australianos los mezclan tan a la perfección que para qué cambiar. Eso sí: los ímpetus juveniles van remitiendo y quizá ahora hay una madurez lógica y temas más elaborados y no tan instantáneos.

Desde que aumentó la familia, hay una pluma más para componer y repartirse —eso sí, desigualmente— la autoría de las canciones. Y las hay de distinto pelaje: algún ramalazo vaquero, flashes de rock, medios tiempos, pop directo...

En los textos, incluso se ponen serios en esa reflexión que hacen entre vivir en el campo y la ciudad, justo en el tema que abre. Le sigue el que marca esa virtud que es tan apreciable de dar con el estribillo y el tarareo quedón (y eso lo consiguen con Good light).

www.fortunapop.com

DAVID BYRNE & BRIAN ENO. EVERYTHING THAT HAPPENS WILL HAPPEN TODAY.

Byrne and Eno

Los dos son ilustres y llevaban tiempo sin cruzar sus firmas. Aquellos primeros discos de Talking Heads —banda de Byrne— tenían tras la mesa de mandos a Eno.

Que se revisara el único, anterior y experimental disco que gestaron ambos les valió para retomar el contacto, y aún a distancia, David se comprometió a remachar los apuntes de melodías que tenía dispersos Brian. Y así nacieron temas como Strange overtones, Home —suena a Simon & Garfunkel— o One fine day, que fue la primera pieza de todo un álbum de folk, electrónica y gospel.

www.elvolcanmusica.com

AIDAN MOFFAT AND THE BEST OF'S. HOW TO GET TO HEAVEN...

Aidan 

Canciones dolientes y extremadamente sensibles. Pero en el ayer cercano, ¿quién era el tristón, el que ponía la gota definitiva de lamento hecho música? ¿Él o su compañero de aventuras en Arab Strap, Malcolm? Porque, ahora, tras su estreno solo con I can hear your heart —¿se considera un debut o un relato de piezas eróticas mínimamente musicado?—, sí que es el tiempo para valorar un álbum que destila, claro está, amor en los textos y ofrece elementos de raíz de la tierra escocesa (véase The last kiss o That’s just love).

www.everlastingrecords.com

LITTLE JOY. LITTLE JOY.

little joy

Naces, creces, triunfas y, con el colchón de éxito de tu banda titular, te inventas otro yo. Eso pasa en The Strokes. Si Albert Hammond Jr. camina solo, Fabrizio Moretti, el batería, se pone traje de indie y, en compañía de su novia (Binki) y de su colega músico (Rodrigo de Los Hermanos), echa a rodar su proyecto Little Joy con un buen montón de canciones con sabor acústico y que tienen un encanto especial cuando hay voz femenina (preciosa Don’t watch me dancing, que habla del miedo a enamorarse). Por si faltaba algo, hasta Devendra hace coros.

www.everlastingrecords.com

HEADLESS HEROES. THE SILENCE OF LOVE.

Headless

Un álbum temático. No es la primera vez. Pero sí la forma de seleccionar el argumento y las canciones. El amor pero desde la desesperanza y un punto de vista femenino. Quizá por eso se necesitaba una voz nueva. Y aunque Alela Diane ya tiene carrera en solitario (The pirate’s gospel), los productores del invento, Hugo Nicolson y Eddie Bezalel, la descubrieron rastreando por Internet. Bien arropada por una maxiorquesta, ataca temas de hoy y de ayer y se balancea entre lo cercano de Nick Cave o Jesus & Mary Chain (Just like honey) y lo añejo folkie de Vashti Bunyan.

www.naive.es

J. F. SEBASTIAN. TEN FINGERS.

JF Sebastian

Curtidos en el circuito de actuaciones, por fin les llega el estreno. En su repertorio hay temas propios y juegan al eclecticismo con las versiones (en algún fetiche con formato maquetero, se comprueba que les da igual Boomtown Rats que Johnny Cash), aunque en su perfil musical parece que están muy cerca, si no alineados con ese pop-folk tan de moda (las cuerdas siguen vistiendo mucho). Si su nombre es personaje de cine (Blade Runner), es lógico que por esa conexión lleguen hasta Leonor Marlango, que es la estrella invitada de Mercy, canción que podría ser el single.

www.everlastingrecords.com

THE BRASS BUTTONS. WET BEHIND THE EARS.

Brass Buttons

Dime cómo te llamas y te diré de qué pie cojeas. Estos gaditanos —si retrocedemos, llegamos a Driver 8 e incluso a Madening Flames, formaciones de algunos de sus componentes— veneran los sonidos americanos. Quizá habría que contradecir el título de su estreno, porque ni mucho menos están recién salidos del cascarón. Pero si les faltaba algo para definirse, ahí está el tomar una canción de Gram Parsons, icono de la nueva americana, como nombre de pila. En su receta también caben sonidos negros y el pop más directo y reluciente.

www.rockindiana.biz

ELLE BELGA. 1971.

Belga

Josele el Rubio tiene otro yo que explorar. Acabada la andadura de Manta Ray se ha recluido en el intimismo del proyecto nacido al lado de su compañera sentimental, Fany (apenas antes alguna escaramuza comandando a Los Dandys en aquel grupo yeyé, ideado por Álex Cooper). Con mullidas melodías acústicas, juegan con sus voces y dejan claro que la sencillez apenas necesita contados retoques: piano, trompeta... Todas las cosas o Duerme niña demuestran hasta dónde puede llegar la exploración de hacer nanas para dormir. Sale a la venta por San Valentín.

www.acuareladiscos.com

BMX BANDITS. LOVE.

BMX

Y que no falten. Ahí están los singles del sello Elefant, quienes siguen cuidando ese delicado formato de vinilo (éste es blanco). En esta ocasión, el regalo es mayúsculo. Douglas y sus compañeros (luce la voz femenina de Rachel, que es una de las últimas adquisiciones) abren el abanico del eclecticismo y ofrecen cuatro canciones de las que destaca la adaptación francesa de Our secret life. I can wait forever muestra su lado más reposado. Y metidos a hacer versiones, vale un último descubrimiento, como My Little Airport, o una debilidad teenager cantada por Olivia en Grease.

www.elefant.com

THE PAINS OF BEING PURE AT HEAT. THE PAINS OF BEING...

Pains

Ponga un buen telonero en su vida. Y anda que no va a saber de ello David Gedge y sus Wedding Present, que se llevó a esta banda como telonera de su pasada gira de diciembre por el Reino Unido. Porque el combo neoyorquino que capitanean Kip y Peggy —nunca me cansaré de alabar a quienes saben combinar voces para cantar en el demoledor juego chico-chica, o viceversa— ya habían empezado a llamar la atención en el circuito indie a golpe de single (Everything with you es una muestra y es un hit para dar botes en cualquier pista de baile).

Total, que este álbum que se publicaba este mes se aguardaba con expectación, y ni mucho menos ha quedado defraudada. Pop energético e intenso que a veces lleva —y los protagonistas lo consienten— al Bandwagonesque, disco del que se confiesan fans. En Young adult friction y A teenager in love está el repuesto perfecto para que sigan saliendo sencillos, por no referirnos a la afirmación tan categórica como This love is fucking right. Y pensar que fue un grupo llamado a ser hippie, pero para bien nació en la fiesta de cumpleaños de su teclista...

www.fortunapop.com

Mostrar comentarios

Códigos Descuento