El jurado dice que un gorrilla y su cuñado mataron a un hombre que no les pagó

  • Los hechos ocurrieron en febrero de 2006 en Córdoba.
  • El gorrilla le arrojó una botella a la víctima.
  • Mes y medio después ambos se encontraron de nuevo y discutieron por la misma circunstancia.
Un ciudadano le da dinero a un gorrilla en Sevilla.
Un ciudadano le da dinero a un gorrilla en Sevilla.
ARCHIVO

Un tribunal popular ha declarado culpables de homicidio a un gorrilla y a su cuñado por la muerte de un hombre en febrero de 2006 en Córdoba al que apuñalaron por negarse a pagar el aparcamiento de su vehículo.

El jurado ha considerado probado que en enero de 2006 la víctima, en compañía de su familia, aparcó su coche junto a la Plaza de Toros de Córdoba, donde tuvo lugar una discusión con el gorrilla G.A.V al que el tribunal considera inductor del crimen, porque no quiso pagarle por el estacionamiento. En ese momento, el gorrilla le arrojó una botella a la víctima, mientras que mes y medio después ambos se encontraron de nuevo y discutieron por la misma circunstancia.

De esta manera, sobre las 18.20 horas del 27 de febrero de 2006 G.A,V y su cuñado A.T., al que el jurado considera autor material del crimen y que era el único que portaba una navaja, así como otras personas no identificadas, se dirigieron a una calle próxima a la Plaza de Toros con la intención de buscar a la víctima para darle un escarmiento.

Golpearon el coche con piedras

Al llegar al lugar y tras comprobar que la víctima se introducía en su vehículo en compañía de su mujer y su hijo, los dos acusados y al menos otras dos personas rodearon el coche "asumiendo cualquier resultado que pudiera derivarse de la acción que iban a acometer al saber que A.T portaba la navaja".

De esta manera, G.A.V se situó junto a la puerta del conductor y A.T. en la parte frontal del turismo junto a la puerta del copiloto y comenzaron a golpear el coche con piedras y otros objetos que cogieron de un contenedor de escombros próximo. Acto seguido, G.A.V insultó a la víctima y de inmediato, ayudado por el individuo que se encontraba a su lado, se abalanzó sobre el fallecido forcejeando con él antes de que cerrara la puerta del coche.

Alertado por los gritos, salió a la calle el tío de la víctima, quien gritó "qué pasa", lo que permitió al fallecido contar con una posibilidad para eludir la situación y salir del coche con un pincho o un destornillador largo en sus manos.

"Vámonos que ya está todo hecho"

En ese momento, G.A.V. salió huyendo al ver las armas que tenía la víctima, quien emprendió la persecución de sus agresores por la calzada y posteriormente por la acera, donde se encontraba A.T., quien se volvió y propinó al fallecido una puñalada en el tórax que penetró el esternón y se insertó en el corazón.

Como consecuencia, la víctima cayó fulminado al suelo, prácticamente sin vida, a causa del taponamiento cardíaco producido por la herida recibida en el ventrículo derecho, momento en el que G.A.V dijo "vámonos que ya está todo hecho".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento