El presidente del Ejecutivo cántabro y secretario general del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla, aseguró ayer que la Comunidad Autónoma va a vivir en los próximos seis años una "auténtica revolución" que va a cambiarla "radicalmente", un cambio que ha soñado Revilla "toda su vida", que se está materializando ya, y que quiere llegar a culminar.

Conseguiremos una Cantabria mejor que la que hemos heredado


Por eso, ante los cerca de 1.000 militantes reunidos hoy en la tradicional comida de Navidad del Partido pidió salud para acabar esa "gigantesca obra" que va a permitir que las generaciones futuras puedan "presumir en el mundo" y conseguir una
Cantabria "mejor que la que hemos heredado".

Explicó que cuando culmine esa obra, la "revolución" habrá sido "de tal nivel" que la región habrá "roto los estrangulamientos" que hasta ahora la han impedido "asomar la cabeza" entre las principales regiones de España. "No habría podido morirme tranquilo si, habiéndolo podido conseguir, no lo hubiera conseguido. Y lo voy a conseguir, seguro. Está todo en la cabeza y en el corazón, para que salga tal como lo hemos dibujado aquí", aseguró Revilla emocionado.

El tiempo le dará la razón

Según dijo, el tiempo les dará la razón y, por eso, subrayó que no va a replicar a quienes lo cuestionan, aunque le llamen "idiota" o "bufón" porque, además, cada vez que alguien se "obstina" en crearle una imagen negativa, le da "más votos".

Para alcanzar esa revolución que augura para Cantabria, el líder regionalista recalcó que cuenta con su propio compromiso, pero también con el de todos los miembros del Gobierno cántabro, sean o no de su partido.

Y es que, el Ejecutivo es un equipo "sin fisuras", que comparte los proyectos "al cien por cien" y que cuenta también con el apoyo del Gobierno central, que "acepta y comparte" esos proyectos. "Me da lo mismo que me llamen pelota de Zapatero", apostilló.


CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER