El pasado fogoso que agobia a Antonio David Flores

  • Hay un grupo de examigos dolidos que tachan al padre de Rocío Flores de deseal.
Antonio David Flores, en una imagen de archivo.
Antonio David Flores, en una imagen de archivo.
GTRES

Había una vez un famoso que, en la cresta de la ola, se sentía totalmente protegido en su torreón de Sálvame. Se creía a salvo de todo y se mostraba amenazante ante el peligro. No le importaba enfrentarse a unos y otros con soltura guerrillera, porque parecía cubierto con el manto de la invisibilidad. 

Hasta hoy. Antonio David Flores vive su etapa más aciaga desde que hace un par de años desembarcó por sorpresa en Telecinco dispuesto a seguir viviendo de su relación con Rocío Carrasco. Su rentreé en la cadena principal de Mediaset sirvió también para convertir en estrella a su hija, quien, abrazada ahora al silencio por una estrategia judicial, ya valora nuevas entrevistas exclusivas y proyectos para reaparecer en la pequeña pantalla.

Lo que desconocía AntonioDa es que tanta protección escondía una letra pequeña a la que no había prestado atención. No es casual tanto envite, pues me aseguran que hay un grupo de examigos dolidos que lo tachan de desleal y traidor tras sentirse utilizados para fines comerciales. Almas heridas clamando venganza. Barruntan y giran la rueca de las experiencias turbulentas que el ex guardia civil tuvo en sus días dorados de vino, rosas y mujeres.

La supuesta amante recién aparecida (amén de la reportera a la que besó en el cuello durante una noche discotequera) no será la única en intentar golpear su matrimonio con Olga, que también teme el destape de otros asuntos que le afectarían directamente. 

Una mujer de su pasado más mediático no sólo quiere rememorar la fogosidad imparable de Antonio David, sino también contar que, al parecer, se quedó como Isabel II. Demasiado bombo para tan poco palillo. Lo que cuenta en privado de aquel romance trasnochado dejaría boquiabierto al más pintón. Cosas veredes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento