La apertura de ocho nuevos hospitales en la comunidad, completada en septiembre de este año con la inauguración del Puerta de Hierro-Majadahonda, iba a suponer ampliar en 2.000 el número de camas hospitalarias existentes en la región, según anunció la Consejería de Sanidad.

El Gregorio Marañón es uno de los centros en el que más camas se han cerrado: un 16%

Sin embargo, el número real de camas de nueva creación es muy inferior. Según datos de UGT, de octubre de 2007 a octubre de 2008, los 13 grandes centros de la región han perdido progresivamente un total de 1.270 camas.

Menos de 100 por centro

El Gregorio Marañón es uno de los centros que más ha acusado el cierre de camas. Un total de 277 de sus 1.730 plazas han sido clausuradas (un 16%). Y no sólo eso. Según el sindicato, el centro tiene colapsadas sus urgencias pediátricas y les llegan "las patologías más complicadas, derivadas de los nuevos hospitales de Vallecas y Arganda, que no las tratan", explicaron.

Peor suerte ha corrido el cierre de camas en el Puerta de Hierro, que ha visto desmanteladas sus instalaciones para trasladarse al Puerta de Hierro-Majadahonda actual, donde de sus 613 camas de nueva creación, 577 son en realidad las cerradas en el centro antiguo.

No se ha cerrado ninguna cama en los tradicionales ni queda pendiente de abrir ninguna en los nuevos

Si de las 2.000 camas anunciadas se descuentan las 1.270 cerradas en estos centros, esto supone la creación de sólo 730 camas reales en los ocho nuevos hospitales, es decir, una media de tan sólo 91 camas de nueva creación habilitadas en cada uno de ellos.

Urgencias abarrotadas

Los trabajadores de los viejos hospitales achacan a este trasvase de medios que se produzcan situaciones como las de la semana pasada, cuando Ramón y Cajal, Marañón y 12 de octubre coincidieron con los pasillos de urgencias abarrotados de enfermos, como publicó 20 minutos. Ahora, Sanidad ha dado orden de despejar las urgencias de los grandes hospitales, para lo cual algunos centros han empezado a reabrir algunas camas cerradas hasta ahora.

Si a las camas anunciandas se descuentan las 1.270 cerradas, sólo hay 730 camas nuevas

Según ha podido saber este diario, se ha ordenado a centros como el Clínico derivar urgencias y personal al hospital de la Cruz Roja. A otros, como el Santa Cristina, reconvertir en dobles habitaciones que desde este verano eran simples. En el Marañón, 100 de las 277 camas cerradas están en proceso de reapertura para aliviar urgencias.

Desde la Consejería de Sanidad afirman que "no se ha cerrado ninguna cama en los hospitales tradicionales ni queda pendiente de abrir ninguna en los nuevos" y que el total de camas públicas en la región es de 14.957.